logoastorgablancoweb

El Obispado de Astorga manifiesta su preocupación ante la emergencia sanitaria que estamos sufriendo con la expansión del coronavirus Covid-19 y, siguiendo las disposiciones y recomendaciones varias de las autoridades sanitarias, comunica a los sacerdotes, comunidades de vida consagrada, parroquias, cofradías, asociaciones, colegios religiosos y fieles en general presentes en la diócesis las siguientes medidas de actuación y prevención con el fin de ayudar a proteger la salud pública contra la propagación de las infecciones por contagio de esta pandemia:

Las Misas seguirán celebrándose en las parroquias y comunidades religiosas, con el fin de no privar a los fieles de participar en la Eucaristía, dada la importancia central de la misma en la vida cristiana.

No obstante, se recomienda vivamente a los sacerdotes que informen a los fieles sobre la
necesidad de extremar las medidas de prevención al acudir al culto público, instándoles a
no acudir masivamente al mismo, y aconsejando especialmente a las personas mayores a
que no lo hagan. En este sentido los fieles pueden seguir la Misa y cumplir con el precepto dominical a través de los medios comunicación como la televisión, radio y otros canales informáticos. Cada fiel deberá ponderar la conveniencia de un modo o de otro, pero las personas en riesgo han de evitar absolutamente su participación presencial.

En las celebraciones sacramentales del rito del matrimonio, las exequias y funerales,
aniversarios, etc., se limitará en lo posible la participación a los familiares y personas
allegadas, observando en la celebración litúrgica las mismas indicaciones que hemos hecho a propósito de la Eucaristía. Las mismas medidas de no masificación y precaución ha de observarse en otro tipo de actos comunitarios como celebraciones penitenciales, via crucis, rezo del santo rosario, etc.

En los templos, sobre todo en la liturgia de la Santa Misa y las demás celebraciones se
observarán las siguientes medidas preventivas:

• se evitará el rito de la paz con expresiones que incluyan el contacto físico (abrazos,
apretón de manos, besos, etc.).
• se extremarán las medidas higiénicas en la recepción de la sagrada comunión, siempre
procediendo con todo respeto y dignidad.
• los ministros que distribuyan la sagrada comunión, deberán lavarse las manos antes y
después de la Santa Misa.
• el agua bendita se retirará de las pilas en todos los templos.
• la veneración de imágenes se ha de realizar de forma que pueda evitarse contagios no
deseados. En concreto, los llamados besapiés o besamanos y otras muestras de devoción
tocando las imágenes de Cristo, la Virgen, los santos o la Santa Cruz, pueden sustituirse
por una sencilla inclinación de cabeza ante ellas.

Las iglesias permanecerán abiertas para propiciar la oración personal, máxime en estos
momentos de especial dificultad, y para ofrecer a los fieles la posibilidad de acercarse
individualmente el sacramento de la Penitencia, recomendando en este punto a los sacerdotes que observen las distancias prudentes en su encuentro con los penitentes.

Con la suspensión de la actividad educativa en las dos comunidades autónomas de nuestra diócesis (Galicia y Castilla y León) quedan igualmente interrumpidas hasta nuevo aviso las catequesis que de modo presencial se imparten a niños, jóvenes y adultos en nuestras parroquias y comunidades. Los catequistas y los sacerdotes podrán ver el modo de mantener viva esta tarea con lecturas y oraciones en el ámbito de las familias, y a través de algún subsidio digital.

Quedan, asimismo, pospuestas hasta nuevo aviso cualquier tipo de actividades con
menores y adultos previstos en nuestra agenda pastoral diocesana como encuentros,
convivencias, jornadas, conferencias de formación permanente del clero, presentaciones o conciertos en salones parroquiales o los templos que congreguen a multitud de gente, hasta que se superen las fechas de riesgo que en este momento aconsejan su no celebración.

Excepcionalmente el Colegio de Arciprestes y el Colegio de Consultores continuarán
reuniéndose velando por el seguimiento de la situación en nuestra Diócesis, procediendo de forma preferente a la discusión y modificación, si procede, de estas pautas.

Las dependencias administrativas del Obispado de Astorga seguirán abiertas. Se ruega que las gestiones se hagan preferiblemente por teléfono o correo electrónico

.Por las peculiaridades de sus usuarios, queda a la discreción de los capellanes de la Casa
Sacerdotal y las residencias de ancianos –oída la opinión de los responsables sanitarios de las mismas– la oportunidad de la celebración allí de la Santa Misa. Si ésta se celebra, acudirán a ella sólo los residentes y, en caso de no realizarla, la atención espiritual a las personas mayores se puede hacer a través de otras expresiones de piedad. Donde haya religiosas, en todo caso, ha de celebrarse la Eucaristía para la comunidad.

Siguiendo consejos e indicaciones de las autoridades sanitarias de los gobiernos autonómicos y del Ministerio de Sanidad, algunas Juntas Mayores de Cofradías han suspendido los actos preparatorios y/o previos a la Semana Santa (Pregón, ensayos y conciertos de Bandas cofrades, exposiciones religiosas, etc.). En los días próximos, en función de lo que determinen dichas autoridades, se analizará la situación de cara a las procesiones y celebraciones propias de la Semana Santa en los diversos lugares de la diócesis.

En las preces de la Santa Misa, así como en la oración de Laudes y Vísperas, se ruega todos los fieles que se eleven oraciones al Señor, para que nos sostenga en la esperanza a todos, alivie a los enfermos que sufren las consecuencias de este virus, y se encomiende a su bondad a todos los fallecidos por esta causa, pidiendo para ellos el eterno descanso.

Haciéndose eco de la voluntad expresada por el Papa, se pide a los sacerdotes que, ante esta situación, estén “disponibles con la prudencia debida y especial esmero, para atender pastoralmente a los enfermos, familiares y a toda la comunidad”.

Desde el obispado de Astorga permaneceremos muy atentos a cualquier tipo de medidas
que las autoridades autonómicas o nacionales pudieran disponer en relación con esta
emergencia sanitaria.

La diócesis de Astorga hace un llamamiento a todos los fieles a colaborar generosamente
contra el contagio cooperando con la mejor disposición posible y en la medida de sus posibilidades en estas horas críticas para la sociedad Agradecemos la entrega generosa de tantas personas, profesionales de la salud, trabajadores de las residencias de ancianos, responsables de las administraciones públicas, periodistas, sacerdotes, religiosas y laicos que están ayudando cada cual desde su responsabilidad.

Como cristianos queremos vivir estos momentos con toda nuestra responsabilidad ciudadana, con la solidaridad fraterna hacia las personas afectadas, y con la confianza en el Señor que en tiempos de prueba nunca nos deja de su mano, sino que sostiene nuestra esperanza y nos invita a la conversión.