La espléndida climatología que nos ha acompañado durante toda la Semana Santa, ha sido protagonista también en la última procesión del Encuentro ayer en Tábara por su recorrido habitual alrededor de la Plaza Mayor.

Como cada año, y este con más razón, los niños emocionados y orgullosos, llevaban a hombros el Niño de la Bola, bajo la batuta de Carmina, que en todo momento estaba atenta para evitar cualquier percance e intenta satisfacer a todos los queques durante el recorrido que camina inverso al de la Dolorosa, hasta llegar a encontrarse a medio camino.

Una vez alcanzado el lugar y tras las tres reverencias de rigor entre la Virgen y el Niño de la Bola, y mientras los fieles cantan “Quita el manto negro, pon el de alegría…” las señoras se encargaron de despojar a la Virgen de su habitual manto negro para que luzca unas vestiduras blancas y un manto azul claro en señal de alegría.

Una vez terminado este ritual, dio comienzo la procesión hacia la iglesia que ahora el Niño es quien la preside y una vez ya en la iglesia dio comienzo la Santa Misa del Domingo de Resurrección.

Con este acto se da por terminada la Semana Santa en Tábara, aunque la culminación llagará hoy lunes con la Romería de San Mamés.

Galería de fotos de la Procesión de Encuentro

Artículo anteriorEl Ayuntamiento de Tábara invita a un aperitivo durante el baile Vermut en San Mamés
Artículo siguienteCamarzana de Tera mejora su depósito de abastecimiento con la colaboración de la Diputación Provincial