La guerra desatada en Ucrania está impactando fuertemente en nuestras vidas y nuestras conciencias. Ante esta importante crisis humanitaria, la Iglesia no puede permanecer al margen. Desde Cáritas Nacional y des-de Cáritas Diocesana y la Delegación de Migraciones se están coordinando todas las iniciativas que ayuden a paliar el drama que están viviendo tantas personas. En nuestra diócesis se han mantenido ya varias reuniones con los sacerdotes y los religiosos presentes en la diócesis para coordinar todas las ayudas y la atención necesarias.

Es fundamental, pues, toda nuestra solidaridad y cercanía con aquellos que están sufriendo directamente las consecuencias de esta guerra. Pero también es importante evitar las acciones por libre o no coordinadas que implican un menor aprovechamiento de los recursos disponibles y que pueden conducir a situaciones lega-les problemáticas para aquellos mismos a los que deseamos ayudar.

Hemos de tener en cuenta que en lo que se refiere a la primera acogida de los posibles inmigrantes, el gobierno ha autorizado solo a dos asociaciones, ACCEM y Cruz Roja, para realizar esta labor con importantes implicaciones legales. Por ello, la labor de Cáritas no puede comenzar hasta que estas otras organizaciones no hayan gestionado la primera acogida. Proceder de otro modo llevaría a tener inmigrantes en situación de ilegalidad con la correspondiente ausencia de derechos para aquellos mismos a los que queremos cuidar.

No debemos olvidar tampoco que Cáritas viene atendiendo ya en España a otros muchos inmigrantes y refugiados y a otros muchos pobres y excluidos de nuestra sociedad que, por desgracia, siguen fuera del sistema de protección y siguen necesitando el auxilio que la Iglesia les presta.

Teniendo en cuenta los aspectos mencionados, deseamos informarles de las acciones que, hasta el momento presente, están siendo coordinadas desde Cáritas de Astorga y otras instituciones eclesiales presentes en nuestra diócesis, y que, por el momento, son las siguientes:

  • Colecta a favor de Ucrania realizada el 13 de marzo. Hasta el momento, se han recogido 60. 000 euros.
  • Ofrecimiento de 18 viviendas para acoger a familias, una de ellas ya comprometida en coordinación con el Ayuntamiento de Vega de Valcarce.
  • Ofrecimiento de tres lugares para acogida de grupos numerosos (150 personas)
  • Escolarización de tres menores en el Colegio diocesano s. Pablo VI de La Rúa (Ourense) y ofrecimiento de tres instituciones educativas religiosas más para la escolarización y apoyo educativo de los niños que lo necesiten.
  • Ofrecimiento de mediación por parte de Cáritas diocesana para la cesión de viviendas particulares a los ayuntamientos que así lo soliciten.
  • Cáritas diocesana, en coordinación con las Administraciones públicas que son las responsables de hacer frente a los gastos de acogida, mantenimiento, etc., está dispuesta a ofrecer atención alimentaria, de ropa, enseres básicos o de medicinas que se necesiten en su momento.
  • Y, en definitiva, nuestras parroquias y comunidades están dispuestas a acoger y acompañar espiritualmente a los refugiados.

A estas acciones se irán sumando aquellas otras que puedan requerirse en el futuro y que tengan cabida en la amplia labor social que desde Cáritas se realiza con todos aquellos que lo necesitan. Invitamos a toda la comunidad diocesana a continuar manifestando su solidaridad con nuestros hermanos más necesitados, al tiempo que advertimos que estas ayudas deben realizarse con las debidas garantías para que sean realmente eficaces, se distribuyan de forma justa y lleguen a los que realmente las necesitan.

Artículo anteriorLas fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han escoltado en esta comunidad a más de 5.000 camiones durante los paros del transporte
Artículo siguienteHORARIOS MES DE ABRIL DE LA CATEDRAL DE ASTORGA