Eugenio Rosado Garrido  – 26 de junio de 2016.

SAF 100330 9369

Es la calificación alcanzada por D. José-Manuel, nuestro párroco desde hace 26 años y que ahora tiene que dejarnos, por decisión del Sr. Obispo, para ocupar otros cargos en Astorga.

                Ante todo nuestro profundo agradecimiento por el valioso testimonio que en todos los aspectos ha dado a lo largo del último cuarto de siglo.

                Testimonio eclesial, humano, social, cultural, de buen hacer, etc.

                Muchas han sido las innumerables iniciativas que has llevado a buen puerto, destacando entre todas el amor que has profesado a las gentes de la Villa de Tábara y de los demás pueblos de los que has sido su pastor incansable.

                Fruto de ese amor y cariño, entre otras muchas más,  han sido:

– Pusiste en marcha de una pastoral directa y sencilla, tal y como Jesús quiso.

– Te adaptaste adecuadamente a cosas y costumbres de todas las parroquias que has tenido que atender.

– Evitaste que las techumbres de nuestra Iglesia de la Asunción se terminaran de arruinar.

– Sacaste a la luz la extraordinaria cripta existente en la Iglesia de la Asunción.

– Diste esplendor al retablo y otras imágenes existentes en la Iglesia.

– Procuraste una digna casa y salones parroquiales.

– Pusiste en valor total la Iglesia de Santa María y todo cuanto en ella se realizó desde su fundación; especialmente iniciaste el conocimiento de nuestros “beatos”.

– Posibilitaste, a lo largo de muchos años, que las gentes de Tábara y de otras parroquias de la zona, conociesen otros lugares y culturas.

                Aunque para algunas acciones recibieras apoyo de autoridades y algunos colaboradores, sin tu entusiasta iniciativa no se hubieran llevado a término.

                Gracias por todo ello José-Manuel. No dudamos que las gentes de la Tierra de Tábara, nunca olvidarán el cuarto de siglo que has estado entre ellas y todo lo bueno y extraordinariamente bien que has ejecutado.

                Esperamos que Tábara te reconozca adecuadamente lo mucho que a ella has aportado y que siempre te recuerde

                 Deseamos que el Señor te asista en tus nuevos cometidos, tú conoces perfectamente el camino y no te será difícil transitarlo. Precisamente desde Astorga, en 2011, contigo, tu hermana y otros amigos, iniciamos el “Camino de Santiago”, el mejor viaje de nuestra vida.

                TOÑA y EUGENIO, desde Teruel