En un emotivo gesto de solidaridad y apoyo, la plataforma por una sanidad pública digna de la zona básica de salud de Tábara ha enviado un mensaje de aliento a su querido compañero Paco, quien lucha por su recuperación. Entre palabras de ánimo y esperanza, la comunidad espera ansiosamente su regreso a las filas. Este gesto, aunque personal, refleja una realidad más amplia: la precaria situación de la sanidad en Zamora.

Los problemas en la provincia son alarmantes. Con 60 vacantes en los consultorios y solo 28 cubiertas por médicos sin especialidad, la carencia de personal médico es evidente. El concurso de traslado ha dejado a la provincia sin dos anestesistas y tres oftalmólogos, agravando aún más la situación en esos servicios. Con listas de espera de hasta 15 meses para consultar a un oftalmólogo, la atención médica se ve comprometida y los pacientes sufren las consecuencias.

La denuncia del sindicato UGT Jerónimo Cantuche durante el Consejo de Salud de Área resalta la urgencia de medidas concretas por parte del consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez. Mientras tanto, médicos y enfermeras de la región han iniciado protestas y amenazan con la huelga, demandando mejores condiciones laborales y más recursos para ofrecer una atención de calidad.

PUBLICIDAD

La situación es especialmente crítica en algunas áreas rurales. En Aliste, Benavente, Camarzana de Tera, Carballeda y Sanabria, la falta de médicos especializados es preocupante. Incluso en el ámbito hospitalario, la provincia enfrenta una pérdida significativa de profesionales, con un saldo negativo en diversas especialidades médicas.

Las dificultades no se limitan solo al personal médico. La delegada en el Consejo de Salud de Área ha explicado que la derivación de pruebas diagnósticas a la medicina privada es una medida necesaria debido a la escasez de recursos humanos en radiología. Esto sugiere una problemática más profunda que va más allá de la privatización: el desmantelamiento progresivo de la sanidad pública.

Ante esta situación, la plataforma por una sanidad digna agradece el apoyo de la comunidad y de los medios de comunicación, que ayudan a visibilizar sus reclamos. Sin embargo, queda claro que se necesita una acción urgente por parte de las autoridades para abordar estas deficiencias y garantizar el derecho fundamental a una atención médica de calidad para todos los ciudadanos de Zamora. La próxima movilización está prevista para el próximo sábado, en la esperanza de que se escuchen sus demandas y se tomen medidas concretas para resolver esta crisis sanitaria.

Principio del formulario

Publicidad Dos sliders centrados