El balance anual del ejercicio, deja huella de la mala gestión, el desgaste y la falta de interés del gobierno socialista.

Una vez finalizado el actual ejercicio, el balance que este grupo municipal hace de la política socialista al frente del Ayuntamiento de Puebla de Sanabria, no puede ser más desalentador para nuestros vecinos. La falta de previsión en las contrataciones, la pérdida de subvenciones porque no se atienden a los requerimientos o porque directamente no se piden las ayudas, pone en evidencia el desgaste y falta de interés del gobierno municipal.

Llama la atención la tendencia del Alcalde por gestionar unos paupérrimos fondos que el Gobierno Central destinará a nuestra Comunidad Autónoma, que aún están por llegar incluso desde Europa, mientras priva a los vecinos del municipio, de aquellos fondos que la Autonomía pone a disposición de los ayuntamientos. Es lamentable la explicación a la interpelación de este grupo, aludiendo el portavoz socialista “que las ayudas se piden fuera de plazo para poder así presentar un recurso contra la Junta” y que “la culpa es de la Junta porque convoca las subvenciones en agosto para que no se entere nadie”, porque (en palabras del propio alcalde “cuando alguien no quiere que nadie se entere de las cosas, lo publica en agosto”. Entendemos que lo dice porque esa es su manera de actuar. Todo esto mientras vota en contra de la moción presentada por este grupo para requerir al gobierno central, que se dote de nuevos fondos a los ayuntamientos en el presupuesto general para el 2021.

Impide que los vecinos puedan acceder a las mejoras que la Diputación Provincial de Zamora ha puesto en marcha durante este ejercicio para la mejora de las redes de abastecimiento, no atendiendo a la documentación requerida desde la Institución Provincial, y obviando una vez más la falta de presión que sufren los vecinos del Conjunto Histórico, que bien podrían haberse beneficiado de estas ayudas.
Se vanagloria el alcalde, de haber conseguido la financiación del 1% cultural para la mejora de las murallas y fortificaciones de la villa, pero se olvida de que el grupo municipal Popular apoyó y estuvo a la altura aprobando con 4 votos a favor, frente a solo 3 del equipo de gobierno, lo que demuestra el carácter positivo de este grupo, que siempre está cuando es necesario.

El ejercicio 2020, ha venido también marcado por la continua reivindicación del Grupo Popular para que no prescribieran los derechos municipales en los terrenos donde se pretendió realizar la residencia de mayores. Gracias a la presión, la insistencia, y las gestiones de este grupo, ha sido posible que al menos no haya prescrito y podamos seguir peleando para que los terrenos regresen a plena propiedad municipal. Todas estas gestiones han venido de la mano, de presiones desde el equipo de gobierno para que los vecinos no sepan lo que está pasando, llegando incluso el alcalde, a dar un decreto, para ordenar a la oposición a guardar sigilo.

Todo ello unido a la dejadez con respecto a las obligaciones que el ayuntamiento tiene para con el Colegio Comarcal, donde los niños siguen sin contar con agua caliente, los vecinos de Robledo han tenido que esperar casi dos años para poder tener cobertura telefónica, se siguen permitiendo actuaciones en la antena de San Francisco, sin rendir cuentas ante el ayuntamiento y un largo etc… en el día a día que pone de manifiesto la falta de gestión, el agotamiento y la desgana en el gobierno. Finaliza este fatídico año, con una desbandada del PSOE ante la defensa de los intereses de los vecinos en el Consejo de Salud, alegando falta de garantías frente al Covid, mientras convoca las Comisiones municipales en un despacho de 15 m2. Un ejemplo más de la falta de actitud y compromiso con los vecinos.

Ante esta situación, el Grupo Popular ha estado durante todo el ejercicio proponiendo numerosas cuestiones, tales como alargar los períodos de carencia de las tasas de las terrazas, promover mejoras en la Seguridad Vial de los barrios, promover la reparación de la travesía de Castellanos, reparación de la plaza interior del Barrio Alcalde Varela con cargo a los fondos extraordinarios de la Junta para el Covid, reparar el merendero de Ungilde, la realización de un parque a la entrada del pueblo de Robledo, la mejora y ampliación de contenedores en los barrios, la defensa de los usuarios en la Estación de Renfe, promover la instalación de una báscula de pesaje en Robledo y Ungilde, luchando para que haya plazas para todos los usuarios de la guardería y en todo momento escuchando las quejas y sugerencias de todos los vecinos del municipio a cuya disposición seguimos estando.

Artículo anteriorLa Seguridad Social paga hoy 248,44 millones de euros en prestaciones a más de 349.000 trabajadores autónomos
Artículo siguienteEvolución de la población en Tábara desde 1900 hasta 2020.