El presidente de la Diputación, Francisco Requejo, se ha reunido esta mañana con Cruz Roja para evaluar el programa, que este año tiene previsto sumar 16 nuevos pueblos y 128 alumnos más

el proyecto Zamora Provincia Cardioprotegida es un referente

El presidente de la Diputación de Zamora, Francisco Requejo, ha mantenido esta mañana una reunión con el nuevo secretario provincial de Cruz Roja en Zamora, José Carlos Vidal Fernández, para evaluar el proyecto ‘Zamora Provincia Cardioprotegida’, puesto en marcha por la institución provincial y Cruz Roja en el año 2020 y que este año cumple su cuarta fase.

Según los datos expuestos en la mesa de seguimiento celebrada hoy, 106 municipios de la provincia cuentan ya gracias a este proyecto de colaboración con desfibriladores, en los que se habrían formado un total de 623 personas en su manejo, con “el fin de que los vecinos de los pueblos puedan salvar vidas”.

Desglosados por años, las cifras que arroja el balance del programa ‘Zamora Provincia Cardioprotegida” se traducen en la instalación de 34 desfibriladores en municipios de la provincia en el año 2020, con la formación de 189 personas. En el año 2021 esta cifra se incrementó en 39 municipios más, y la formación llegó a 234 alumnos, mientras que el pasado año se instalaron desfibriladores en otros 33 pueblos de Zamora, donde se formaron a 200 alumnos. 

Para el año 2023, tal y como se puso de manifiesto en la reunión mantenida por el presidente de la Diputación de Zamora, Francisco Requejo, las previsiones son que puedan instalarse desfibriladores en 16 municipios, con la formación de 128 personas.

El presidente de la Diputación de Zamora, Francisco José Requejo, ha manifestado su “satisfacción” por “la respuesta que ha obtenido el programa en nuestra provincia”, y, sobre todo, “por la importancia de su objetivo que no es otro que proteger la salud de los vecinos de nuestros pueblos, y salvar vidas”.

La iniciativa llevada a cabo entre Diputación y Cruz Roja de Zamora se ha convertido en un referente a nivel regional con la incorporación desde su inicio de un curso de formación, en grupos de ocho personas, donde los alumnos han aprendido el manejo de los desfibriladores, así como por el alcance de estas actuaciones, que siguen el protocolo de la normativa establecida por la Junta de Castilla y León.

PROMOCIÓN
>