• García-Gallardo ha participado en la entrega de los premios de la primera edición del campeonato nacional ‘desTAPA las Legumbres’ en la Escuela Internacional de Cocina de Valladolid
  • La cocinera alicantina Sharon Abellán logra el primer premio, mientras el burgalés Daniel Delgado obtiene el segundo y el zaragozano David Lorente el tercero, en todos los casos con recetas elaboradas con legumbres de Castilla y León

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, ha reivindicado hoy a Castilla y León como “la más refinada despensa de España” en la clausura del campeonato nacional ‘desTAPA las Legumbres’, que hoy ha concluido su primera edición con la entrega de sus galardones, y que cuenta con el patrocinio de Tierra de Sabor. Catorce participantes procedentes de todos los rincones de España han llegado a la final, que se ha disputado en la Escuela Internacional de Cocina de Valladolid.

“Somos la más refinada despensa de España, con cuyos ingredientes se pueden elaborar platos de la más alta calidad”, destacó García-Gallardo. Pero, así como la calidad de vinos, quesos y carnes está ya acreditada, como la de otros productos como la trufa o el espárrago, el vicepresidente destacó que ha llegado la hora de las legumbres.

“Vamos a seguir apoyando iniciativas creativas como ésta para dar presencia a un alimento que no es el que tiene la mayor visibilidad de entre los que componen la gran alacena de Castilla y León”. De este modo garantizó la continuidad del apoyo del Gobierno autonómico al campeonato nacional de tapas.

PUBLICIDAD

García-Gallardo fue el encargado de entregar el primer premio del certamen a la alicantina Sharon Abellán Verdú, de El Racó de Pere i Pepa (Pinoso, Alicante), que se ha convertido en la primera ganadora de este campeonato con ‘Caviar de pueblo’, tapa elaborada con garbanzo de Fuentesaúco como ingrediente principal, que ha logrado la distinción principal y los 3.000 euros de premio que lleva aparejada.

El burgalés Daniel Delgado Lucas, del restaurante Cobo Estratos (Burgos), ha logrado el segundo premio y 2.000 euros con sus ‘Judiones de La Granja, Colágeno Marino y Salmonete de Roca Soasado’. Y el zaragozano David Lorente Blasco, de ‘Nola Gras’, ha obtenido el tercer puesto y 1.000 euros con sus ‘Waffle-Beans’. 

El accésit a la tapa más vanguardista ha recaído en Rocío Maya Díaz, de La Taberna de Noa (Fuentes de León, Badajoz, Extremadura) por ‘Saam Ralo’, elaborada con garbanzo de Fuentesaúco y de Pedrosillo; y el concedido a la tapa más atemporal ha sido para Miguel Espinosa Ciordia, del restaurante El Albergue (Calahorra, La Rioja) por ‘A fuego lento, con alubia de La Bañeza-León.

El jurado que ha elegido a los ganadores ha estado presidido por Alberto Chicote, chef del restaurante Omeraki y conductor de programas gastronómicos de televisión, quien destacó el alto nivel de los participantes. El resto del jurado lo formaban: Jonatan Armengol, cronista gastronómico en ‘Intereconomía Radio’; Iván Cadenas, productor de legumbres y CEO de Triticum-Agro; Jesús Santamaría, presidente del Instituto del Pintxo Donostia-San Sebastián; y Teo Rodríguez: Campeón Nacional de Pinchos y Tapas 2023. La gala de la final del campeonato ha estado conducida por el actor Manu Baqueiro.

El principal requisito del campeonato nacional ‘desTAPA las legumbres’ era que los platos estuvieran elaborados con legumbres de alguna de las cinco Indicaciones Geográficas Protegidas de Castilla y León o de las tres marcas de garantía. Concretamente, las judías de El Barco de Ávila, la alubia de La Bañeza-León, la lenteja de la Armuña o de Tierra de Campos, el garbanzo de Fuentesaúco o de Pedrosillo o de Valseca, y el Judión de La Granja.  

García-Gallardo destacó en su intervención, previa a la entrega de los galardones, que las legumbres son un alimento muy relevante también desde el punto de vista de la sostenibilidad agrícola, esenciales en los procesos de rotación de cultivos para proteger el suelo.

El cultivo de legumbres creció el año pasado «de forma importante en Castilla y León”, explicó García-Gallardo. De hecho, la superficie cultivada de leguminosas en la Comunidad (casi 180.000 hectáreas) supone un incremento de un 57 % con respecto al año anterior. Si bien sólo una pequeña parte de la producción (7.186 hectáreas en 2022) está amparada por figuras de calidad, también éstas han aumentado: en los últimos diez años la superficie cultivada de legumbres de calidad en Castilla y León se ha incrementado en un 30 %, con una producción media comercializada de unas 1.500 toneladas de legumbres de calidad al año, valoradas en alrededor de 2,8 millones de euros.

Publicidad Dos sliders centrados