“Deseo y anhelo continuamente irme a mi casa y ver lucir el día de mi vuelta”.
(Ulises en La Odisea)

«Es triste ser emigrante y no poder volver»

Cuando emigras se sabe que se va, pero no se vuelve; se pierde a la familia. Es triste, ser emigrante y no poder volver.

Nosotros los más inquietos y los que menos conformes estábamos con tolerar el amargo presente en España desahucio tras desahucio, Precariedad, paro de larga duración que nos atenazaba. A pesar de nuestro bajo nivel de instrucción convencional, muchos acabamos por defendernos con las lenguas de su lugar de destino y también aprendíamos las técnicas de manejo de máquinas más o menos complejas.

Nos adaptamos a medios sociales más bien hostiles y en ciertos casos claramente racistas y xenófobos.

En España no había porvenir, que estaba uno trabajando para nada y pensaba en un sitio donde se viviera mejor. También hubiera podido irme a Barcelona o a Bilbao, pero aunque parezca raro, nunca me dio por ahí, decidí Alemania.

Las dos grandes preocupaciones iniciales que tenía como emigrante son el trabajo y la vivienda, o la vivienda y el trabajo, y también lo serán en este caso. Para defenderme aprender algo de alemán a través del método Alemán y con un tono crítico y teñido de un humor negro envidiable comienza a ser uno consciente de que el camino emprendido no es precisamente de rosas.

En la despedida, nuestra mejor amiga lloraba, mi mujer también, y mi hijita tenía Doce años me decía – «Papá veámonos de Zamora» Los indigentes viven mejor que nosotros » Mi hijo en aquel entonces tenia ocho años, vendimos nuestro coche por mil doscientos euros; todo el capital que llevaba para irme a un país extranjero. Pero el mayor capital que llevaba era el optimismo, mi fe en mi mismo, y mi confianza en Dios.

Mi vida se desarrolla lo mismo que la de los animales: comer, dormir y trabajar, diversiones no hay. Acostumbrado a los guisos de mi
tierra la comida alemana nunca me ha gustado.

Nos damos cuenta de lo que vale nuestra terriña y de la barbaridad que hicimos al salir de ella, pero por no pasar vergüenza, sufrimos y aguantamos, si no, tan pronto llegamos a ésta nos volveríamos la mayoría.

Yo en la Emigración he ido cambiando mucho, llegue acostumbrado a la vida de España, a la tertulia con los amigos y a paseos con mi mujer y mis hijos por la calle Santa Clara de Zamora.

Aquí, en cambio, debido a que la sociedad alemana no te admite” me veo obligado a hacerme mucho más hogareño. Comienzo a leer libros y ensayos con ordenador, cosa que no formaba parte de mis hábitos en mi Zamora natal.

Los emigrantes muchas veces mostramos una imagen de triunfadores, a la que nos une un trabajo seguro en Europa: lo importante es exhibir ante nuestros paisanos los signos externos de nuestra nueva posición social . A lo que el emigrante nunca hace referencia es a lo mal que lo pasamos y lo estamos pasando, a las marginaciones que Sufrimos , a la dureza del trabajo que realizamos.

Nuestra capacidad de adaptación a un medio hostil o al menos poco comprensivo resulta admirable. Medio en el que tenemos que enfrentarnos además con prejuicios culturales y racismos, que obstaculizaban el alquiler de viviendas, su trato con los nativos o que simplemente nos relegan a la condición de ciudadanos de última clase.