Este sábado, las calles y plazas de Tábara, se vieron más concurridas que otros sábados anteriores en los que se celebraba el tradicional mercadillo. Donde predominan los puestos con los productos que nuestros agricultores van extrayendo de sus huertas.

Resultó gratificante comprobar, cómo la mayoría de los visitantes, entre las adquisiciones que estaban haciendo en los diferentes puestos que había en Tábara, muchos llevaban sus ristras de ajos, que complementan durante una buena parte del año, sus guisos con ese ingrediente especial en nuestra gastronomía.

La experiencia, ha resultado positiva, a pesar del poco tiempo con el que se ha contado para ponerla en marcha. La invitación por parte del ayuntamiento de Tábara a los productores de ajos, para que pudieran dar salida a la que no habían podido vender al no celebrarse la feria tradicional en las fiestas de San Pedro, hace pensar, que esta muestra, no será la última y podrá repetirse en sucesivos años.

El pasillo central de la plaza mayor de Tábara, fue el lugar donde se acondicionó a los productores de ajos que han querido participar en esta iniciativa surgida del ayuntamiento, sólo queda esperar, que el resultado haya cubierto las expectativas de cada uno de los expositores y en sucesivas ediciones, vuelvan a repetir esta experiencia.