• Gerardo Pérez, profesor de Karate de Tábara, subcampeón de España de Jiu-Jitsu

Es bueno contar siempre con ese espejo en el que poder reflejarnos y en este caso, se trata de alguien muy cercano, porque Gerardo Pérez, es uno de esos ejemplos que imparte su conocimiento a los niños de Tábara.

Gerardo posee un relevante currículum deportivo, es segundo dan de karate, primer dan de Goshin (autodefensa) y técnico de nivel dos de karate así como instructor nacional de defensa personal y cinturón morado de jiujitsu.

Este fin de semana en Guadalajara, en una de las modalidades que practica, el jiujitsu, Gerardo ha quedado subcampeón nacional obteniendo la medalla de plata, lo cual representa un logro importante para un deporte que no está considerado entre los más relevantes.

En Castilla y León, según manifiesta Gerardo, contamos con un nivel bueno en cuanto a practicantes de artes marciales, pero considera que es sustancialmente mejorable, ya que la gente que va saliendo de la base, acaba casi siempre recalando en otros lugares en los que disponen de mejores centros en los que poder seguir incrementando el nivel que poseen. Unas veces por el mejor trato que se da a los deportistas y en otras ocasiones, porque los medios que ponen a su disposición, posibilitan que su rendimiento vaya progresando como ellos desean.

En Tábara, Gerardo imparte su conocimiento a ocho alumnos a los que todos los miércoles les da clase en el edificio del reloj, entre las cuatro y las cinco de la tarde y considera, que para ellos es algo muy importante, porque realizar cualquier deporte incrementa la autoestima de los jóvenes y además en el tiempo que lo están practicando, evitan otros entretenimientos que muchas veces no tienen la repercusión que los padres deseamos para nuestros hijos.

Una de las dificultades que se encuentra, es que para poder ofrecer lo que él hace, tiene que buscar cómo pueden encajarlo en las actividades que cada pueblo dispone y sería importante, que los responsables públicos se implicaran un poco más en algo sano para la juventud de sus pueblos, creando escuelas como la que existe en Tábara, donde se practica esta modalidad deportiva.

Seguro que el ejemplo que personas como Gerardo ofrecen a los más jóvenes, representan esa semilla que puede servir para que en un futuro contemos con una juventud con unos valores, que les permitan diferenciarse de la gran mayoría que encuentra su ocio en cosas menos relevantes.

Felicitamos a Gerardo por el éxito obtenido en Guadalajara y le animamos a que siga educando a nuestros jóvenes, en esos valores tan importantes que siempre proporciona cualquier actividad deportiva.

PROMOCIÓN
>