Como en la mayorías de los pueblos de España, es la solidaridad de los tractores locales, los que cada día fumigan nuestras calles para evitar más contagios.

MIL GRACIAS A TODOS ELLOS