Castilla y León Televisión

«Justicia se ha hecho, pero es una sentencia ridícula», así de contundente se ha mostrado la madre de Leticia Rosino, joven zamorana de 32 años asesinada y agredida sexualmente por un menor de 16 años cuando paseaba el 3 de mayo de 2018 en las inmediaciones de Castrogonzalo. El acusado del crimen admitió lo sucedido en el juicio y el Juzgado de Menores lo condenó a ocho años de internamiento en un centro de menores. Además, la sentencia le imponía libertad vigilada y le prohibía visitar durante cinco años varios lugares de Zamora.

La familia de la víctima creó la Fundación Leticia Rosino para recoger firmar y así conseguir un cambio en la ley del menor: «Este chico con 21 años está fuera, Leticia en 8 años no está fuera», lamenta su madre. Admite que hoy en día no le perdonaría porque parece no tener una buena actitud para rehabilitarse y «no queremos que salga, lo volverá a hacer». 

«¿Quién pone precio a la vida de mi hija? ¿Ocho años de cárcel vale una vida? Yo creo que no». Inmaculada solo entiende el final de este tipo de actos de violencia de género a través de la «mano dura» y de sentencias más severas

Artículo anteriorS.O.S. SANTIAGO PEREGRINO DE SANTA MARTA DE TERA
Artículo siguienteLa Seguridad Social registra 34.923 afiliados extranjeros más en octubre