Se ha convocado una rueda de prensa en el Museo Etnográfico de Zamora, para exponer la precaria situación en la que se encuentra el Santiago peregrino de Santa Marta de Tera.

José Almeida, presidente de la asociación zamorana de los Caminos de Santiago, ha manifestado la obligación de velar por la defensa del camino y el patrimonio que hemos heredado y desde que la asociación se constituyó en el año 2015, una de sus máximas preocupaciones ha sido la protección del Santiago peregrino de Santa Marta de Tera.

El Camino de Santiago pervive por el simbolismo que desprende esta ruta de peregrinación y uno de los principales hitos de todos los caminos y para todos los peregrinos, lo tenemos en Zamora, en la iglesia de Santa Marta de Tera, lugar al que los peregrinos que recorren los caminos del sur y de Levante sueñan llegar.

Esta imagen de Santiago con hábito peregrino, es la más antigua que ha llegado hasta nosotros y prueba del valor que representa para el mundo de las peregrinaciones, en el año 1993 fue el motivo principal de una moneda de cinco pesetas, en el año 1995 se encontraba en un sello conmemorativo de correos, en el año 2007 era la imagen del cartel que anunciaba las edades del hombre en Ponferrada y recientemente, es una de las principales imágenes en una colección digital de imágenes del camino.

Desde hace años, la asociación que preside, viene denunciando la lamentable situación en la que se encuentra y en varias ocasiones han reclamado a los responsables públicos, que asuman sus competencias y procuren su protección, ya que los restos que venimos observando de piedra desmenuzada bajo la talla, así como la anidación de diferentes insectos, nos lleva a pensar que de seguir a este ritmo, muy pronto acabará degradándose.

Cada año el agua se filtra a través de gritas que van apareciendo en su interior y cuando llegan las heladas dilatan la piedra erosionando su volumen y en poco tiempo de seguir a este paso, uno de los patrimonios más importantes que tenemos en los caminos, si antes no desaparece por otras causas, será solo un recuerdo.

A través de la revista que la asociación editaba mensualmente hasta antes de la pandemia, se han recibido adhesiones de asociaciones y peregrinos de todo el mundo que animan y apoyan esta demanda que ahora se hace, pero estas reivindicaciones no están teniendo el eco que deberían tener entre los dirigentes políticos y técnicos de patrimonio, que hacen oídos sordos a estas demandas y en lugar de cumplir con su obligación y responsabilizarse de la protección de este icono de los caminos, lamentablemente no buscan ninguna solución para que este problema siga acrecentándose.

Si algún día ocurriera lo que todos nos tememos, según Almeida, ellos serán los responsables de tal situación y exigirán que todos los que han participado en las diferentes reuniones en las que se ha tratado este tema, asuman su responsabilidad independientemente del cargo en el que se cuenten en ese momento.

Tenemos la obligación y la responsabilidad de proteger el legado que nos han transmitido y esta talla que es un icono, el icono de los Camino de Santiago, no puede seguir ni un día más en el estado tan vulnerable en el que se encuentra.

Fernando Regueras presidente del Centro de estudios Benaventanos Ledo del Pozo, se encontraba allí además como experto en el entorno de Santa Marta de Tera y como presidente de Ledo del Pozo, como peregrino y amante de este legado inigualable que tenemos.

En su exposición, se sirvió de imágenes que claramente delataban la precaria situación en la que la talla se encuentra en la actualidad, con anidaciones de insectos visibles a simple vista y restos de la talla en el suelo.

Resaltó en una imagen de principios del siglo pasado, como las tallas románicas se encontraban en la espadaña que posteriormente fue trasladada unos metros de donde originalmente estaba y fue Gómez Moreno, quien buscó una ubicación para las tres tallas que había sobre la espadaña.

En otra imagen que recogía la portada sur de la Iglesia, se veía esta portada sin ninguna de las tallas que posteriormente se añadieron integrándolas en las enjutas, porque originariamente no se sabe el lugar en el que estuvieron emplazadas pero nunca ha sido en el lugar que ahora se encuentran.

Con imágenes de la moneda de cinco pesetas fabricada en el año 1993 y el sello de 1995 que conmemoraba la declaración de los caminos del norte como patrimonio de la Unesco, resaltó la importancia de esta obra que ya se había convertido en un hito de los itinerarios jacobeos.

También en el año 2007, con motivo de las edades del hombre en Ponferrada, hubo una propuesta de llevar a la exposición la talla de Santiago peregrino, propuesta que se descartó por el párroco de la localidad, temiendo que no regresara a Santa Marta.

Las reuniones que se ha mantenido con los responsables de cultura y patrimonio de la comunidad, no han tenido ni tan siquiera una respuesta, a pesar de los informes que se han presentado por parte de las fuerzas de seguridad y de un restaurador de prestigio como en su día la señora consejera de cultura nos solicitó.

Lamentó la falta de implicación de quienes tienen la competencia de proteger este icono de los caminos, que es una obra única y no sería la primera vez que para preservar estas obras, se protegen en un lugar que se encuentre más resguardado y puso como ejemplos, la catedral de León, el David de Miguel Ángel y otras obras maestras, que para protegerlas de las inclemencias del tiempo y del vandalismo del que pudieran ser objeto, han sido resguardadas para su protección.

Es necesario que los que tienen la competencia para proteger este icono de los caminos la asuman, para evitar que tengamos que decir adiós a una imagen tan representativa para los peregrinos y los caminos de Santiago.

Galería de fotos Fernando Reguera

Artículo anteriorSegunda edición de “NAVIDADES CON ILUSIÓN” decoración de fachadas y entornos navideños de Tábara
Artículo siguienteInmaculada Andrés: «¿Quién pone precio a la vida de mi hija? ¿Ocho años de cárcel vale una vida?». Entrevista en CYLTV