Tras el impacto de mi primera crónica, titulada Jose Mateos, verdadero protagonista de la pesadilla alemana de ‘Perdiendo el norte’, y de su segunda narración, Cae el mito del “¡Vente a Alemania, Pepe!”, yo como emigrante español comparto, de nuevo, para mis lectores, una nueva reflexión acerca de la vida de los españoles que, en la última crisis económica, decidimos venir a vivir y trabajar a tierras germanas, movidos por una falsa promesa de prosperidad.

En esta ocasión, yo como padre de familia emigrado a Alemania para huir de los desahucios y la falta de trabajo, os traigo esta historia sobre los taladros.

En el Paleolítico Superior los humanos taladraban conchas de moluscos con fines ornamentales. El procedimiento más antiguo que se conoce para ello es el denominado «arco de violín», que proporciona una rotación alternativa.

A finales de la Edad Media está documentado el uso de taladradoras manuales llamadas berbiquís.

En 1938 se crea el primer taladro de sobremesa hecho enteramente de metal.
Luego de la Revolución Industrial comenzaron a ser eléctricos.

Tipos de taladro

Tienen dos movimientos: El de rotación de la broca que le imprime el motor eléctrico de la máquina a través de una transmisión por poleas y engranajes, y el de avance de penetración de la broca, que puede realizarse de forma manual sensitiva o de forma automática, si incorpora transmisión.

El taladro eléctrico

Poco a poco se ganó un lugar como símbolo de tareas tradicionalmente masculinas. La caja de herramientas no está completa sin uno de ellos. El taladro fue inventado en 1889 en Australia, pero fue en Alemania donde el empresario Wilhelm Emil Fein desarrolló la versión portátil. Sin este aparato, no hubiera sido posible realizar uno mismo tantas reparaciones domésticas.

Wilhelm Emil Fein (nacido el 16 de enero de 1842 en Ludwigsburg , murió el 6 de octubre de 1898 en Stuttgart ) era un alemán inventor . Inventó el primer eléctrico portátil en todo el mundo de perforación.

Vida
En 1867, él y su hermano Carl fundaron su propia empresa. En 1895, el primer taladro portátil de mano fue creado por los dos hermanos. Sin embargo, no fue el primer taladro eléctrico en todo el mundo, que había sido inventada por Arthur Arnot en Australia seis años antes.