SAF – 22 dic  2013

divinamisericordia2

A las 6 de la tarde, puntualmente, llegó el esperado alboroto a la Residencia, los más pequeños hicieron las delicias de los residentes con sus villancicos, sus flautas y sus tambores.

 

Más du un mayor, recordando seguramente sus años de su juventud, se marcó algún baile y sobretodo la jota.

El ambiente que los más menudos de la escuela lograron trasmitir a los mayores, se hacía notar en sus caras de alegría y satisfacción; los más carentes de movilidad intentaban llevar el ritmo de las canciones y más de una, incluso se lanzó al ruedo marcándose, acompañada de su

cuidadora, un jota, olvidando por un momento sus más de 9

Todo un éxito que marcó el buen hacer de esta escuela de folklore que con tanto esfuerzo está consiguiendo, año a año, superarse.

 

p1110053  p1110057
p1110060  p1110062
p1110079  p1110083
p1110090  p1110089
p1110068