• La Consejería de Economía y Hacienda apoya la mejora de las condiciones laborales para prevenir el riesgo por exposición al polvo y sílice cristalina respirable en las naves de elaboración de pizarra y sus dependencias anexas ubicadas en Castilla y León
  • La Junta responde con estas ayudas a la demanda del sector extractivo, cuya cifra de facturación alcanza los 150 millones de euros en las 26 explotaciones repartidas por Castilla y León
  • Entre los principales países de exportación de las empresas productoras de pizarra en la Comunidad se encuentran Francia, Reino Unido y Alemania

La Consejería de Economía y Hacienda ha convocado subvenciones dirigidas a empresas para la mejora de las condiciones laborales para prevenir el riesgo por exposición al polvo y sílice cristalina respirable en naves de elaboración de pizarra y sus dependencias anexas ubicadas en Castilla y León.

La cantidad destinada para estas ayudas asciende a 150.000 euros, que servirá para acometer actuaciones de habilitación o remodelación del local destinado a vestuarios y aseo, así como la adquisición del mobiliario correspondiente. Asimismo, también se empleará para acometer las inversiones necesarias en las zonas destinadas a comedor y lavandería.

Con esta ayuda, la Junta responde a una de demanda del sector extractivo y de elaboración de pizarra, que tiene una relevante importancia en la Comunidad, especialmente en las provincias de León, Zamora y Segovia. Concretamente, la actividad de la pizarra da empleo directo a 1.800 trabajadores, a los que se suman en torno a 4.000 más de forma indirecta.

En este sentido, las explotaciones de pizarra juegan un papel muy importante en los territorios en los que están ubicadas, dada su aportación al empleo local y, con ello, contribuyen a fijar población en las zonas rurales. Así, los datos de la Asociación de Pizarreros de Castilla y León (Apical) revelan que la cifra de negocio de este sector en la Comunidad alcanza los 150 millones de euros en las 26 explotaciones activas en la actualidad.

Esta actividad, que en los últimos años ha evolucionado de forma considerable, especialmente en los que a introducción de procesos tecnológicos de última generación se refiere, se apoya de forma firme en la comercialización exterior. Entre los principales países de exportación se encuentran Francia, Reino Unido y Alemania.

El sector de la pizarra se ha mantenido en los últimos años y la producción se sitúa en torno a las 220.000 toneladas anuales.