En la última Campaña de Renta 2022, la Junta de Castilla y León ha proporcionado asistencia a un total de 10.135 contribuyentes en toda la Comunidad Autónoma para la elaboración y presentación de sus declaraciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Esta cifra representa un incremento significativo del 11,98% en comparación con el año anterior y ha sido posible gracias a la colaboración con la Agencia Tributaria, una asociación que se mantiene ininterrumpidamente desde 1998.

La colaboración entre la Junta y la Agencia Tributaria ha permitido brindar servicios de asesoramiento y ayuda a los contribuyentes en el ámbito rural de la comunidad. Para ello, se han desplazado 43 técnicos a 81 municipios del medio rural, asegurando que los ciudadanos del campo tengan acceso a los mismos servicios que se prestan en las áreas urbanas.

Las deducciones autonómicas en el IRPF ofrecidas por la Junta de Castilla y León están dirigidas especialmente a respaldar la natalidad, las familias, los jóvenes, el medio rural y el emprendimiento. Entre estas deducciones, se encuentran beneficios fiscales para la natalidad y la adopción, familias con miembros con discapacidad, familias numerosas y familias con menores de cuatro años. También se promueven deducciones para el medio rural y el futuro de los jóvenes en estas áreas, además de incentivos para la sostenibilidad energética, el patrimonio cultural y natural, y la investigación y desarrollo.

La colaboración entre la Junta de Castilla y León y la Agencia Tributaria ha demostrado ser un esfuerzo valioso para apoyar a los contribuyentes en el medio rural, asegurando que tengan acceso a los beneficios fiscales y el asesoramiento necesario para realizar correctamente sus declaraciones de la renta. Con este incremento del 12% en la asistencia, la administración regional continúa mostrando su compromiso con el bienestar económico de sus ciudadanos y el fomento del desarrollo en el ámbito rural.

PROMOCIÓN
>