Existe un decreto del año 2007 que ciñe el uso de cualquier dispositivo electrónico a los objetivos educativos y pedagógicos que marque el centro y sus docentes.

La Junta de Castilla y León cuenta desde el año 2007 con una norma (Decreto 51/2007) que regula el uso que se debe hacer de todos los aparatos electrónicos en el ámbito educativo. Así, el teléfono móvil, como dispositivo electrónico que es, queda limitado al uso pedagógico que determinen los centros y docentes.

Tras las noticias aparecidas en prensa y la confusión que ha podido crear el Ministerio al realizar anuncios para los que no tiene competencia, la Consejería de Educación recuerda a los centros educativos que en Castilla y León no está permitido el uso del teléfono móvil en horario escolar salvo para fines puramente educativos. Esta limitación incluye el tiempo de recreo, cuando este se desarrolle dentro del centro educativo.

Así, la Secretaría General de la Consejería ha dictado una instrucción en la que, además de otros asuntos, se recuerda a los equipos directivos la situación actual de la normativa autonómica en este sentido.

La instrucción recalca que el decreto autonómico atribuye a los centros la obligación de regular el buen uso de los aparatos electrónicos a través de los Planes de Convivencia y los Reglamentos de Régimen Interior. Algo que ya habían realizado todos los centros para garantizar la adecuada convivencia.

Finalmente, la Consejería de Educación ha subrayado que tiene a disposición de docentes y familias, diferentes cursos que versan sobre el uso correcto y responsable del teléfono móvil dentro del aula.

PROMOCIÓN
>