La Consejería de Empleo e Industria destina 3 millones de euros en ayudas para proteger a las personas desempleadas mayores de 55 años. Las medidas aprobadas amplían la cobertura a los trabajadores más vulnerables con una nueva línea de ayudas, incrementan las cuantías económicas y flexibilizan algunos requisitos para llegar a un mayor número de beneficiarios.

La Junta de Castilla y León convocará en breve el paquete de ayudas dirigidas a proteger a los trabajadores mayores de 55 años en situación de desempleo o de jornada reducida. Este paquete de ayudas incluye tres programas que cuentan con un presupuesto global de 3.000.000 de euros y establece cuantías económicas que pueden alcanzar los 12.000 euros por beneficiario.

Los incentivos, gestionados por la Dirección General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales, están incluidos en el Plan de Empleo de Castilla y León 2021 consensuado con los agentes económicos y sociales del Diálogo Social. El programa contempla una nueva línea de ayudas e introducen  modificaciones sobre las ya existentes con el fin de beneficiar a los trabajadores más vulnerables y ampliar el número de beneficiarios.

La  primera de las líneas va dirigida a las personas desempleadas mayores de 55 que suscriban el convenio especial con la seguridad social para incrementar sus aportaciones de cara a la futura jubilación. En este caso la Junta de Castilla y León financiará el coste de esas aportaciones con una ayuda de 500 euros mensuales durante 24 meses. Esta línea a la que pueden acceder los trabajadores procedentes de empresas en crisis (en situación de insolvencia o proceso concursal) introduce como novedad la posibilidad de solicitar la ayuda sin necesidad de agotar la prestación por desempleo; por otra parte, la antigüedad mínima de la empresa se reduce de 3 a 2 años.

La segunda línea de ayudas, dirigida al mismo colectivo, tiene por objeto compensar la indemnización por despido cuando dicha indemnización esté sufragada por el Fondo de Garantía Salarial y su cuantía sea inferior a la reconocida en la sentencia, auto, acto de conciliación judicial o resolución administrativa que lo ampara. En este caso se habilita una ayuda económica que oscilará entre los 1.687 euros y los 2.437 euros en función de la antigüedad del trabajador. Estas cuantías suponen un incremento económico importante en relación con anteriores convocatorias que establecían mínimos de 1.085 euros y máximos de 1.950 euros.

Por último, se habilita una nueva línea de ayudas para financiar el convenio especial con la seguridad social de aquellas personas trabajadoras más vulnerables. Podrán acceder a esta ayuda las personas que hayan reducido su jornada laboral por razones de conciliación o aquellas que tengan un contrato de jornada parcial o un contrato de temporada. En este caso, la ayuda económica, que establece también en 500 euros mensuales durante un periodo de 24 meses, estará condicionada a que el nivel de ingresos de la unidad familiar no supere 3 veces el IPREM.

Artículo anteriorLos Caminos a Santiago por Castilla y León protagonizan este año el ‘Programa de Apertura de Monumentos’ de la Junta con 410 monumentos abiertos en toda la Comunidad
Artículo siguienteEl Gobierno rinde cuentas de los compromisos cumplidos en Castilla y León al término del primer semestre de 2021