La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, participa en un supermercado de Valladolid en la campaña ‘La gran recogida de alimentos’, organizada por la Fundación Banco de Alimentos de la ciudad

La titular de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha participado esta mañana con un donativo realizado en un supermercado de Valladolid en ‘La gran recogida de alimentos’, la campaña solidaria que cada año desarrolla la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal), a través de sus entidades federadas, en establecimientos de todo el país.

La consejera ha elogiado esta iniciativa –organizada en Valladolid por la Fundación Banco de Alimentos de la ciudad–, que representa la “suma de esfuerzos en favor de las personas más desfavorecidas”, atendiendo la demanda de necesidades básicas de las familias vulnerables y en exclusión social y de las que carecen de los recursos económicos necesarios para subsistir.

La Junta respalda anualmente la labor de los Bancos de Alimentos de Castilla y León con un apoyo económico de 230.000 euros. Estas organizaciones son aliados esenciales en la Red de Protección a las familias en situación de vulnerabilidad económica y social, una herramienta mediante la que se les garantiza la provisión de productos de primera necesidad; ayudas para paliar la pobreza energética; recursos para cubrir necesidades básicas de los menores; unos ingresos mínimos, y apoyos para promover la integración sociolaboral de las personas vulnerables.

Miembros activos de esta red son los diez Bancos de Alimentos de Castilla y León y las entidades colaboradoras para el reparto. Así, el pasado año, en plena emergencia sanitaria y social, esta red atendió a casi 93.000 personas –el 70 %, alrededor de 64.500, a través de bancos de alimentos– por medio del servicio de reparto ordinario, con comida procedente, entre otros, del Programa de Ayuda Alimentaria FEAD (Fondo europeo de ayuda a los más desfavorecidos).

En paralelo, de la mano de Cruz Roja, la Red de Protección llevó a cabo un reparto urgente de alimentos entre 52.935 personas, frente a las 438 que precisaron esta ayuda en 2019.

Castilla y León solidaria

La consejera ha augurado un gran éxito de la campaña ‘La gran recogida de alimentos’ que comienza hoy puesto que, como ha recordado, la solidaridad es una de las “señas de identidad” de la sociedad de Castilla y León. “Animo a todos los castellanos y leoneses a colaborar en esta iniciativa en favor de quienes más lo necesitan porque, como bien dice el lema de esta campaña, el hambre no espera”, ha asegurado. Isabel Blanco ha reconocido también la colaboración indispensable de las distintas cadenas de alimentación que se vuelcan en este proyecto de los bancos de alimentos.

Como ocurriera el año pasado, la campaña se basará en la donación en caja o a través de internet, evitando la manipulación de los alimentos. Este formato ha mejorado la gestión de la recogida –al necesitar solamente algunos voluntarios presentes en los supermercados para informar a quienes acudan a comprar a los distintos establecimientos– y en el reparto –al facilitar la adquisición más uniforme de todos los alimentos básicos e imprescindibles para atender correctamente a las familias con necesidades, y especialmente a los menores–.

Artículo anteriorEl Patronato presenta la oferta turística de la provincia en la feria de INTUR, en Valladolid, con las Rutas Jacobeas como tema principal
Artículo siguienteEl Partido Popular enmienda los Presupuestos de la Junta de Castilla y León para el 2022 con más de 1.1 millones de euros para Zamora