Esta mañana han reparado la veleta de la Torre.

Uno de sus laterales se había soltado y corría peligro si se desprendía completamente, pudiendo alcanzar a algún viandante.

Una inmensa grúa alzaba a dos operarios que se encargaban de renovar la chapa desprendida y dejar la veleta como nueva.