En una jornada marcada por la calma en gran parte de la región, las protestas agrarias han irrumpido con fuerza en diversas localidades de Castilla y León este viernes, 16 de febrero. Aunque el panorama general reflejaba una relativa tranquilidad, algunos focos de tensiones se han destacado, principalmente en León, Segovia, Zamora, Salamanca, y Palencia.

En Zamora, un piquete sorpresivo interrumpió el tráfico en la autovía A-6, a la altura de Paradores de Castrogonzalo. Esta acción, no comunicada previamente, causó un corte de aproximadamente media hora, afectando la circulación hasta su restablecimiento a las 13:15 horas.

Por su parte, en Segovia, alrededor de 60 agricultores llevaron a cabo bloqueos en la CL-603, en Pinillos de Polendos, generando interrupciones en ambos sentidos de la vía. Posteriormente, llevaron a cabo una marcha lenta en la zona.

PUBLICIDAD

En Salamanca, una multitudinaria manifestación congregó a más de 35 tractores, un camión cisterna, vehículos y personas que realizaron una marcha lenta desde el Polígono Industrial Las Puentes hasta Lumbrales. La protesta culminó con una concentración en la plaza del Ayuntamiento, donde se leyó un manifiesto en defensa del sector primario. Esta acción, al igual que en Zamora, no había sido comunicada previamente.

A su vez, en León, diversas manifestaciones se hicieron sentir. En Villamoros de Mansilla, un piquete con neumáticos ardiendo provocó el corte del carril en dirección a Valladolid en la N-601. Además, en Villaseca de Laciana, se congregaron alrededor de 40 personas, entre vecinos y escolares, acompañados por cuatro tractores, en un acto de apoyo al sector primario, donde se leyó un emotivo manifiesto.

En Palencia, una marcha lenta de 45 tractores desde Aguilar de Campoo hasta la rotonda de la A-73 en dirección a Burgos también se sumó a las acciones de protesta. Aunque la incidencia en el tráfico fue mínima, este acto refleja la continua movilización en defensa de los intereses agrarios en la región.

En contraste, otras provincias de Castilla y León permanecieron en calma, sin reportes de protestas o acciones reivindicativas significativas. Además, de acuerdo con la información disponible, no se ha comunicado ninguna movilización relacionada con el conflicto agrario para el próximo lunes en la región.

Las protestas agrarias en Castilla y León, aunque dispersas, reflejan el descontento y la preocupación de un sector vital para la economía regional. Las demandas de los agricultores y ganaderos, que van desde mejores condiciones laborales hasta políticas que protejan su actividad frente a los desafíos actuales, continúan resonando en la agenda pública, generando un debate en torno al futuro del sector primario en la comunidad autónoma.

Principio del formulario

Publicidad

.

Publicidad