• Cuatro años ya sin ti, tan grande fuiste en vida que tu recuerdo es imborrable.

Hay fechas que no hace falta marcarlas en el calendario para recordar y saber qué día es, porque las llevas grabadas en la mente durante todos los días del año.

3 de mayo, día fatídico, horroroso, cruel, lleno de dolor y por desgracia inolvidable.

Un ser despreciable acabó con tu vida de la forma más cruel que se puede imaginar.

Un psicópata, un asesino con todas sus definiciones, sin justificación alguna, sin ningún motivo, solo por hacer daño.

Cómo un ser humano puede tener tanta maldad, Leticia, mi niña, cuatro años ya sin ti, sin tu cariño, sin tus risas, sin compartir un café…

Te echamos tanto de menos.

Nos haces tanta falta.

A ese individuo, a ese personaje deleznable, le deseo lo peor, que su culpa no le deje dormir por las noches, que su conciencia le haga la vida imposible, y que nunca, nunca más salga a la calle, aunque creo que esto es casi imposible, porque las leyes existentes apoyan y favorecen al violador, al asesino, poniendo todo a su favor y dejando de lado a la víctima.

No me cansaré de pedir encarecidamente el cambio y actualización de la ley del menor, que estos personajes paguen sus atrocidades con todas las consecuencias.

Son gente dañina para la sociedad.

Si hablamos de perdón, NO, NO, NO, JAMÁS

 Leticia te queremos

Artículo anteriorLa Junta forma a una nueva promoción de expertos en innovación que suma ya 300 personas a disposición del tejido empresarial
Artículo siguienteLeticia, es duro vivir sin ti