Organizado por el C.I.T. Zamora y municipios limítrofes, se ha celebrado una jornada para visibilizar la situación de los diferentes caminos de Santiago que pasan por la provincia de Zamora. Una iniciativa que se echaba en falta, porque una ruta de peregrinación que aporta a nuestra provincia regularmente peregrinos de todo el mundo, estaba siendo desaprovechada y acciones como esta, buscan revitalizar unas rutas demasiado olvidadas.

Clarisa Rodríguez, presidenta del C.I.T. de Zamora, fue la responsable de organizar esta jornada, en la que según comentaba en la introducción, el objetivo era poner en valor nuestros recursos turísticos resaltando la tarea tan importante que pueden hacer las corporaciones locales, a pesar de los escasos medios con los que cuentan.

Según Clarisa, este ha sido un primer contacto, al que seguirán otras acciones presenciales, en las que se pueda debatir con mayor profundidad la situación de nuestros caminos y las soluciones para revitalizar las rutas jacobeas cuya importancia cada vez es más significativa.

Intervino Francisco Gallego, presidente de FECITAL, quien felicitó a los organizadores por esta iniciativa. Según Francisco existen muchos caminos, porque el camino nace a la puerta de la casa de cada peregrino, y por nuestra provincia, discurren una serie de caminos históricos y tradicionales los cuales hay que poner en valor.

Adelantó, que en octubre, se celebrará el día de turismo de Castilla y León en Frómista y en esta ocasión, los caminos que conducen a Santiago, serán objetivo de debate para conseguir que el aporte de la peregrinación incida directamente en el turismo de la comunidad.

Jesús María Prada, vicepresidente segundo de la Diputación y diputado de turismo y cultura nos dejó su visión de lo que los caminos representan para la institución que dirige.

Según el diputado, Zamora cuenta con seis caminos que conducen a los peregrinos a Santiago, siendo una de las provincias en las que la importancia de la peregrinación y las rutas que la atraviesan es muy relevante, ya que cuenta con más de 500 km que recorren los peregrinos y un tercio de las poblaciones de nuestra provincia, a las que nunca va a llegar el turismo, son atravesadas por estos peregrinos, de ahí la importancia que Zamora tiene en las rutas jacobeas.

Atravesamos una situación complicada por las restricciones que la pandemia nos ha provocado, pero confiamos que pase pronto y con ella comiencen a llegar los peregrinos que vayan dando de nuevo vitalidad y vida a estos pueblos tan deprimidos.

Estrella Torrecilla, directora general de turismo de Castilla y León y comisaria de los caminos en nuestra comunidad, quiso poner en valor la importancia de los caminos que discurren por Zamora.

Ofreció algunos datos sobre la evolución de la peregrinación centrándolos en el camino francés, que ha pasado de concentrar un 80% de los peregrinos al 54%, con una pérdida del 26%, que ha sido absorbido por otros caminos, principalmente los portugueses.

También expuso que el 66% de los peregrinos que hace años hacían el recorrido desde fuera de Galicia, ha pasado al 43%, lo cual representa que se han perdido siete etapas de media en la evolución de las formas de peregrinar.

En el 2020, desde su departamento se estableció un convenio de colaboración para dinamizar la vía de la Plata con las comunidades de Andalucía, Extremadura y Galicia y expuso la relación directa que desde su departamento tenían con las asociaciones de peregrinos, para las que se ha establecido una ayuda económica que les permita realizar acciones de campo y mejoras en los albergues.

Eduardo Vidal, ingeniero de caminos canales y puertos, como técnico de la Diputación, ha participado en la señalización de los caminos que pasan por la provincia, especialmente centrados en la vía de la Plata, para lo cual contactaron con expertos de cara a marcar los diferentes itinerarios.

Para que los peregrinos visualizaran la ruta que debían de seguir en lugares determinados del trazado, se fueron colocando hitos de granito y miliarios de piedra, lo cual representó una labor ingente porque hubo que partir de los pocos datos que se disponían.

En el 2007 se procedió a la señalización de los caminos que pasan por Zamora y quiso resaltar, la buena colaboración que hubo con el entonces comisario de los caminos Manuel Fuentes y la primera tarea que tuvieron que hacer, fue definir cuáles eran los itinerarios que los peregrinos debía seguir.

Se encontraron con varios problemas, sobre todo a la hora de la señalización, ya que la que existía en diferentes comunidades, no era uniforme, cada comunidad utilizaba diferentes hitos que podían confundir a los peregrinos. En Zamora se optó por unas bases de pirámide en las cuales se reflejaba la vieira y la flecha, característicos del camino y en los pueblos de importancia, se fueron colocando miliarios con esta misma señalización.

Además, en puntos estratégicos y en albergues se colocaron paneles en los que había información de la ruta y de las cercanías por donde discurren los caminos, para que el peregrino tuviera cumplida información de lo que podía encontrarse en las proximidades.

Se encontraron con infinidad de problemas, como era la interrupción del camino por cercas y alambradas, zonas que se encontraban en lamentable estado y debían acondicionarse y desbrozarse, cruces de carretera que representaban un peligro para los peregrinos, etc. por lo que se optó en algunos casos por trasladar el camino a los cercanos caminos de concentración.

Las obras del ave y la autovía, han representado un contratiempo importante para el camino, que se ha tratado de solucionar con pasos elevados o por debajo de las vías y en el año 2008 se dejó de señalizar, seguramente por falta de presupuesto por lo que sería bueno retomarlo y arreglar los caminos.

José Almeida, presidente de la asociación zamorana de los caminos de Santiago, habló sobre el declive de la peregrinación en Zamora y para ello ofreció datos de la evolución que la peregrinación ha tenido nuestra provincia y desde que se tienen datos del tránsito de peregrinos, ha pasado del tercer lugar en porcentaje de peregrinos al séptimo, sin incrementar en 15 años el número de peregrinos, algo que no ocurre con el resto de los caminos, perdiendo anualmente un 0,16% del porcentaje que llega a Santiago, ya que ha pasado del 5,17% en el 2004, al 2,64% en el 2019 y de seguir esta tendencia, en 10 años solamente absorberíamos el 1% de la peregrinación.

Los problemas para esta evolución negativa de la peregrinación, es la falta de sensibilidad por parte de las administraciones y el nulo contacto con los que viven al pie del camino, que son las asociaciones.

Como representante de los caminos históricos y tradicionales de Castilla y León, en el año 2018 planteó una serie de demandas que hasta la fecha no han sido atendidas.

Entre estas se encontraban las siguientes:

Establecer un contacto fluido con las asociaciones, sobre el estado de los caminos de cara al Xacobeo 2021.

Disponer de un técnico, para un contacto permanente con las asociaciones.

Determinar quién debe ser el encargado de la demarcación y señalización de los diferentes caminos.

Dotar a las asociaciones de ayudas para mantenimiento de las diferentes vías de peregrinación. La propuesta de ayudas de la señora directora general que asciende a un máximo de 1,400 €, resulta cuanto menos simbólica.

Preservar los hitos emblemáticos que tenemos en nuestra provincia.

Ninguno de estos temas fue tenido en cuenta, por lo que José Almeida, dimitió de esta Comisión, al ver que no era operativa

Según el ponente, el camino aporta cultura, riqueza y dinamiza los territorios por los que pasa y en el caso de nuestra provincia, resulta vital, ya que discurre por una buena parte del territorio, pero a pesar de ello, las administraciones no son receptivas a las propuestas que se hacen.

Como ejemplo, Almeida expuso el proyecto que la asociación tiene para dinamizar el camino zamorano-portugués, que recorre comarcas excesivamente olvidadas y degradadas. Para que este camino funcione es necesario establecer un punto de acogida a 20 km de Zamora y la asociación propuso rehabilitar la casa parroquial de Almendra del Pan, pero el proyecto no tuvo el menor interés por la junta de Castilla y León que lo rechazó tres años después de presentarse. Tampoco el ayuntamiento de Zamora, al que se le solicitó en el año 2018 la gestión del albergue de la capital que podía dinamizar los caminos en la provincia y ser el revulsivo para la peregrinación en nuestros caminos, ha mostrado el menor interés ya que han pasado más de tres años y no se ha tenido respuesta a esta solicitud, parece que prefieren que sea gestionado por externos y los recursos vayan a otros caminos fuera de nuestra provincia.

Para mejorar la situación en la que nos encontramos se debe tener más en cuenta a las asociaciones, que son las que conocen mejor la problemática y situación de los diferentes caminos y no es lógico que en seis años ninguna administración, a excepción últimamente de la Diputación a través del departamento de turismo, hayan mostrado el menor interés en la situación de los caminos y mientras esto no se tenga en cuenta, difícilmente se podrá dar un cambio significativo a esta tendencia negativa que los datos nos dicen que estamos teniendo.

Fernando Mesonero en representación de acción ciclista y miembro fundador de la asociación zamorana de los caminos de Santiago, buen conocedor de los diferentes caminos que cruzan nuestra provincia, comenzó su intervención con un recuerda José Antonio Portales, que se implicó de forma activa en los temas que estamos debatiendo.

Agradeció la implicación que algunos alcaldes están teniendo con la ruta jacobea y los diferentes caminos, a pesar de los problemas económicos que a veces tienen que afrontar.

El objetivo que viene persiguiendo desde hace años, es conseguir que Zamora sea una ciudad y una provincia ciclable y moverse en bicicleta, no represente una aventura o un riesgo como ocurre en la actualidad.

Para ello, solicito que debía existir mayor coordinación entre los diferentes departamentos de la administración, desde los ayuntamientos, Diputación y junta de Castilla y León, para que habiliten ayudas para mejorar todos los caminos en la provincia.

Es importante el mantenimiento de los caminos, ya que el abandono en el que algunos se encuentran, hace imposible la práctica de recorrerlos en bicicleta debido principalmente, a la maleza que los va cubriendo, las zanjas producidas como efecto de las lluvias y los riesgos, que hacen que algunos tramos sean impracticables.

Solicitó un transporte intermodal para que los amantes de la bicicleta puedan en autobuses y en trenes, disponer de un espacio para llevar sus bicicletas al punto de origen o de destino, porque los caminos son de todos y la invasión de las vías pecuarias que a veces impiden el tránsito, es algo que no se debe permitir.

José Luis Gato, concejal de Entrala, expuso que en su municipio cuentan con 9 km de camino que siguen los peregrinos y que, a su juicio, está bien cuidado, pero es mejorable. Para él, uno de los problemas importantes, es la manida excusa de las competencias, con las que siempre procuran echar balones fuera. Considera que hay que hacer un homenaje a los peregrinos por los valores que aportan a los pueblos por los que pasan y lamentó la situación en que se encuentra el Brocal de los Deseos, buscando la posibilidad de su arreglo y mejora, para que sea uno de los hitos visitados no sólo por peregrinos, sino por caminantes y excursionistas de toda la provincia. Para el concejal, resultaba importante hacer una señalización real de las distancias, de lo que los peregrinos podían encontrar en las cercanías.

Marisa Manso, concejala del ayuntamiento de Coreses, comparte las preocupaciones que se habían expuesto y se sumaba y apoyaba cualquier iniciativa que se realizara en favor de la mejora de los caminos. Quiso resaltar la figura de Cecilio Vidales, un coresano que en sus escritos siempre dejaba un espacio para hablar sobre el Camino de Santiago. Era partidaria de habilitar las opciones posibles, para acaparar el potencial que el camino puede tener para los pequeños pueblos.

Benjamín Hernández alcalde de Montamarta, daba la bienvenida a cualquier iniciativa que se hiciera en favor del camino y aunque ahora tienen el albergue cerrado por causa del covid-19, resaltó la importancia del paso de los peregrinos por su pueblo. Pidió que las instituciones mantengan los caminos y habiliten más recursos para las mejoras y la información que se ofrezca a los peregrinos sobre los servicios que pueden encontrar en cada pueblo.

Emilio Fernández, alcalde de Fresno de la Ribera, se mostraba un tanto desengañado, ya que hace 18 años fueron a venderle que el camino discurriera por su pueblo y al no aceptar la contraprestación que se le pedía, se dirigió por una ruta alternativa que no pasaba por su localidad, a pesar de haber habilitado la casa del secretario, como albergue de peregrinos. Propuso dinamizar la senda verde que va hasta Zamora y planteó poder ofrecer como alternativa una etapa que los peregrinos pudieran recorrerla en piragua por el Duero

Ricardo Casas, alcalde de la Hiniesta, era partidario de que por fin nos tomemos en serio la promoción del camino de forma global, no individualizándolo en cada situación particular. Para ello, era partidario de una formación y coordinación entre todos los agentes sociales, de cara a conseguir objetivos conjuntos. Solicitó la implicación de las administraciones y dotar con medios necesarios para hacer las cosas precisas y que no quede como siempre, en palabras. Entre las propuestas que Ricardo planteaba, le parecía de especial importancia los espacios web a través de los cuales se puede disponer más información para los peregrinos y para los ayuntamientos. El camino representa un intercambio cultural muy importante y los recursos deben priorizarse desde las instituciones para proyectos tendentes a mejorar la situación de cada pueblo, por lo que sería necesario trabajar conjuntamente para conseguir dinamizar los caminos en Zamora.

Como conclusión, hay que valorar positivamente esta iniciativa, que seguramente es la primera en siete años, que ha tratado en profundidad la situación del problema que ahora tiene la peregrinación y sería deseable, poder realizar antes que termine el año, ese era el sentir general de muchos de los participantes, una reunión presencial, en la que podamos disponer de suficiente tiempo para plantear los problemas que deben resolverse.

Artículo anteriorEspacios emblemáticos de la Comunidad acogen a partir del lunes la grabación de los desfiles de la Pasarela de la Moda de Castilla y León
Artículo siguienteEl Ministerio de la Presidencia convoca subvenciones por valor de 895.000 euros para proyectos de recuperación de la Memoria Democrática