El pasado fin de semana a eso de las 11.30h, comenzó la preparación de la matanza para rememorar  la matanza tradicional. El Roble comenzó repartiendo varias degustaciones del cerdo, como chorizo, morcilla, panceta, cueros, etc., todo ello a la brasa y rociado con un buen vino de la tierra.

Mientras un nutrido número de espectadores incluyendo un autobús venido expresamente desde Sevilla con unas 70 personas que querían disfrutar de este evento, fueron viendo cómo se hacía en nuestra tierra la matanza, antaño, momento muy importante en la vida de nuestros labradores, ya que de este momento dependía en gran parte de la manutención a lo largo del año. Del cerdo se aprovechaba todo, como dice el refrán, hasta los andares.

Una vez chamuscado, abierto en canal y limpio el cerdo, a eso de las dos de la tarde, unos 130 comensales pasaron al comedor del Restaurante El Roble  donde siguió la fiesta y la degustación de varios de los manjares derivados del cerdo.

El menú consistía en:

Entrantes

 (Cueros fritos, tosta de morcilla con cebolla caramelizada y oreja frita)

De Segundo

Manitas de cerdo entomatadas

De tercero

Pote tradicional de patatas con costillas 

Y como plato principal, Sumarro, (secreto) de cerdo a la brasa con guarnición.

Postre de la casa

Todo ello acompañado de Vino y pan de la tierra.

Un año más, El Roble, ha conseguido mantener esta tradición para que todos aquellos que no la vivieron la conozcan y los que la vivieron en sus tiempos, puedan recordarla.

Galería de fotos cedidas por El Roble