• El delegado del Gobierno en Castilla y León convoca a una reunión a las cuatro OPAs a las que ha trasladado su preocupación por los disturbios registrados ajenos a estas organizaciones

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Nicanor Sen, ha condenado este martes las acciones de carácter violento de algunos participantes radicales en las protestas que se están llevando a cabo en la Comunidad “en nombre del campo”.

Sen han condenado con especial contundencia los hechos ocurridos la noche del lunes en el corte no comunicado que se registró en la A-6 a su paso por la provincia de Zamora y que ha dejado un balance de nueve agentes de la Guardia Civil heridos de diversa consideración como consecuencia de una “reacción violenta por algunos de los manifestantes”, tal y como le ha trasladado a los representantes autonómicos de las OPAs -Asaja, COAG, UPA y UCCL- en un encuentro mantenido en la Delegación del Gobierno.

En este sentido, Sen ha remarcado su apoyo a las reivindicaciones de los agricultores y ganaderos, si bien ha tachado de inadmisibles las agresiones a los agentes y cualquier acción que comprometa la seguridad ciudadana: “Es inadmisible que de forma arbitraria y sin seguridad alguna, se estén llevando a cabo cortes en carreteras y autovías causando no solo un perjuicio a la ciudadanía sino poniendo en riesgo la vida de estas personas y la suya propia, máxime en horas de baja visibilidad, lo que obliga a la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”. Así se lo ha trasladado el delegado a los representantes de las OPAs.

PUBLICIDAD

Asimismo, ha advertido que en los últimos días la Guardia Civil ha detectado un mayor número de incidentes de quema de neumáticos y pacas en las inmediaciones de las vías o en las propias vías de comunicación, con el consiguiente riesgo para la circulación.

Por todo ello, Sen ha advertido que desde el Gobierno de España se actuará con contundencia ante cualquier acto de violencia que ponga en riesgo la integridad física y la vida de las personas. Los hechos de este lunes se saldaron con dos detenidos y seis personas investigadas.

Al margen de estos incidentes, el delegado del Gobierno en Castilla y León ha remarcado que el campo tiene “un apoyo social e institucional unánime en sus reivindicaciones”, y que con estos incidentes provocados por un grupo de radicales se está desacreditando a todo un sector. “Estas actitudes no tienen cabida en el derecho a la manifestación”, ha concluido el delegado.

Publicidad

.

Publicidad