Los entendidos aseguran que las tierras de regadío que encontramos en la comarca de Tábara, poseen algo especial y diferente, para que los tomates que se producen en estos lugares, resulten especiales, diferentes a los que podemos encontrar en otras zonas de la provincia.

Los que apreciamos el sabor de este producto tan rico en vitaminas B, C, E y K, que supuso un revulsivo en la dieta del viejo mundo, cuando se descubrió América, sabemos de las virtudes que poseen, porque cuando llegan los meses de estío este producto recién cultivado en las huertas tiene, porque resulta imprescindible para nuestra alimentación en verano.

Las nuevas técnicas de producción, han conseguido que se produzca durante todo el año, pero como todas las cosas, su momento óptimo está en el momento en el que el sol consigue proporcionarle una maduración perfecta y un sabor que resulta único.

Cuando llegan los meses de verano, es frecuente ver en los puestos del mercado tradicional de los sábados que se celebran en Tábara, a los productores cercanos, que ofrecen sus productos y el tomate siempre es uno de los productos más apreciados.

Desde hace unos años, la producción de tomates, ha experimentado un crecimiento desconocido hasta la fecha y son numerosos los agricultores que han destinado un espacio de las tierras que cultivan, para la producción de estos tomates que, aunque son más tardíos que en otras zonas, su calidad les hace ser especialmente demandados por los grandes distribuidores.

Es frecuente poder ver en las tierras de los alrededores, grandes plantaciones con miles de matas de tomates, las cuales, si la climatología acompaña, producen cientos de miles de kilos de este producto, convirtiendo a la comarca de Tábara en un referente en cuanto a la calidad de este producto que cada vez está siendo más demandado.

Desde el ayuntamiento de Tábara, han tenido en cuenta este incremento de la producción y también quieren posicionar al tomate de nuestra comarca, como un referente de calidad y como ese cultivo alternativo que permite a los que se dedican a su producción, disponer de una forma más en la que ganarse la vida.

Con el fin de potenciar la producción de tomate que cada año hay en esta comarca, se ha organizado la primera feria del tomate que se celebrará el próximo sábado día 4 de septiembre en la Plaza del Sol, junto al edificio del reloj de Tábara, coincidiendo con el tradicional mercado que cada sábado se realiza en el pueblo.

Se han establecido tres premios para los expositores y un premio para el tomate más grande.

El importe de los premios es de 200 € para el primero, 100€ para el segundo y 50 € para el tercero.

Seguramente, ésta será una primera iniciativa que puede dar paso a otras más importantes, porque la cada vez más numerosa producción de tomates que se está consiguiendo, invita a pensar que en esta tierra tan falta de iniciativas para los productores, puede tener cabida alguna iniciativa que vea en este producto un espacio para generar riqueza y trabajo a través de la distribución o la comercialización.

Confiamos que esta iniciativa obtenga el resultado que todos los que participan en ella desean obtener, para que en años sucesivos haya nuevas ediciones de esta feria.

Artículo anteriorOrdenación de espacios públicos
Artículo siguienteEl mes de julio finaliza con un nuevo mínimo de 272.190 personas en ERTE