Remscheid – Wuppertal de Renania del Norte-Westfalia (oeste), donde mi hijo Leandro Mateos está Matriculado, uno de primeros en iniciar la vuelta al cole alemana. La vuelta al cole, en el actual contexto pandémico, es para tener pánico al COVID-19. Todos los padres  estamos deseando que vuelvan, pero nos preocupa la seguridad de los niños.  Necesitamos medidas de seguridad adecuadas.

Renania del Norte-Westfalia Este, Land del  este alemán donde pertenecemos,  sólo ha registrado  49.102 Infectados 1739 Muertes

El uso obligatorio de las mascarillas también se ha aprobado en los estados de Renania del Norte-Westfalia (oeste), Baviera (sur) y Baden-Wurtemberg (suroeste). Éstos Länder tienen su vuelta al cole, respectivamente, el 10 de agosto, el 8 de septiembre y el 14 de septiembre. En el momento de escribir estas líneas las autoridades de Brandeburg aún estudiaban el hacer obligatorias las mascarillas en las escuelas.Cosa que preocupa

La vuelta al cole, en el actual contexto pandémico, es algo que  han descrito en Alemania como un “experimento”. Si de verdad es así, parece ser un “laboratorio”
de casos de COVID-19 en Remscheid-Wuppertal desde que comenzó la pandemia. Allí hay 283 infectados y han muerto 20 personas por culpa del nuevo agente infeccioso, según las cuentas del lunes del Instituto Robert Koch (RKI, por sus siglas alemanas), la agencia federal de prevención y control de nfermedades.

Con esos números,  destaca en Alemania por ser el Land menos golpeado por el coronavirus. Tal vez por eso allí implican llevar mascarilla las medidas que desde el lunes permiten a algo más de 250.000 escolares volver a la escuela cinco días a la semana.

Lo que sí se ha hecho allí, de cara a este curso escolar, sin embargo, es la creación de grupos fijos de escolares. Entre los miembros de un mismo grupo, la distancia de seguridad podrá respetarse. Pero los grupos, entre ellos, no podrán estar en contacto.

Además, según se comunicó en la penúltima semana de julio, los profesores podrán someterse de forma gratuita y voluntaria al test para saber si se han infectado con el SARS-CoV-2, el virus de la COVID-19.
“Con los tests voluntarios preventivos damos a quienes trabajan en las escuelas la seguridad que necesita el funcionamiento ordenado y fiable de los centros”, ha explicado la ministra de Educación

Primeras vueltas al cole en el norte y este alemán

Después de registrarse en su Land la primera vuelta al cole de Alemania, harán lo propio otros estados federados del norte y el este alemán. Entre ellos se encuentran Schleswig-Holstein, Hamburgo, Berlín y Brandeburgo, el Land del este alemán donde se encuentra la capital germana.

En Brandeburgo, los padres de los escolares recibían hace unos días una carta del Ministerio de Educación en la que se señalaba que “la evolución de las infecciones, los conocimientos científicos sobre el virus” además de “las opiniones de los expertos virólgos” dejan ver “perspectivas fiables” de cara a la vuelta al cole.

Brandeburgo es otro de los Länder menos golpeados por la COVID-19. Sólo ha registrado 3.573 casos positivos desde que comenzó la pandemia, entre los que se cuentan168 muertes, según las cuentas del lunes del RKI.

“Las actividad normal de las escuelas es posible según la situación actual de las infecciones si se cumplen ciertas condiciones”, se apunta en el correo a los padres firmado por el Ejecutivo de Brandeburgo que lidera el socialdemócrata Dietmar Woidke. Éste gobierna junto a conservadores y ecologistas en una coalición a tres bandas.

Por “actividad normal” hay que entender cinco días a la semana de clase presencial, como ocurría antes del parón temporal de las escuelas, decididos en marzo para hacer frente a la propagación del virus.

En Remscheid, cuando reabrieron los centros a finales del pasado mes de abril, los niños fueron reorganizados en grupos más pequeños. Iban a clase dos días a la semana. En otros Länder, la organización del horario fue otra. Los escolares de Berlín, por ejemplo, iban una semana a clase y otra no.

Medidas de higiene y mascarillas

“Las clases presenciales sólo podrán funcionar con otras reglas de higiene, como llevar una mascarilla”  o “respetar de manera estricta las reglas de distancia de seguridad en los patios y en los pasillos”, decía en una entrevista en la última edición del dominical Welt am Sonntag la ministra de Educación del Gobierno de Angela Merkel, la conservadora Anja Karliczek.

Ya hay varios Länder que han adoptado, a diferencia de Mecklemburgo Pomerania-Occidental, el uso obligatorio de las mascarillas en esta vuelta al cole. Berlín es uno de ellos. Según lo anunciado por las autoridades de la capital en la última semana de julio, habrá obligación de llevar mascarilla en los pasillos, zonas comunes, baños, pero no en clase.

 Renania del Norte-Westfalia ha comprado 1.000.000 de mascarillas para el caso de que a los colegiales se le olvide levarla, el colegio está obligado a proporcionársela.

En el sistema federal alemán, atendiendo a las situaciones de contagios de cada estado, los Länder deciden qué estilo de vuelta al cole llevarán a cabo. Por ejemplo, en Sajonia, en su momento el primer Land en reabrir las escuelas tras la imposición de las medidas más duras de distanciamiento social, la idea parece ser una reapertura casi idéntica a la del curso escolar 2019-2020. Eso sí, habrá que respetar unas normas básicas de higiene impuestas por la pandemia.

Sea como fuere, de lo que se ha preocupado Karliczek es de que desde el pasado mes de junio haya un documento que sirva de marco para la vuelta al cole en todo el país. Ese documento deja claro que el curso 2020-2021 es una vuelta “a la actividad escolar normal bajo condiciones pandémicas”.

Vuelta al cole mientras suben los casos de COVID-19

Esto implicará, entre otras cosas, airear las aulas dada la capacidad del virus de permanecer en espacios cerrados a través de los aerosoles, la limpieza regular de las clases y la habilitación del material higiénico necesario para una correcta higiene de manos.

Con todo, está por ver si ese documento aprobado en junio sigue teniendo vigencia ante el preocupante aumento del número de casos registrados en los últimos días en el país. Según los datos del RKI, Alemania contaba el lunes 7.754 casos activos de coronavirus. El aumento de estos positivos ha sido considerable en los últimos siete días. Tanto es así que ya la semana pasada, Lothar Wieler, el presidente del RKI, reconocía estar “muy preocupado” por la evolución de la enfermedad en el país. Es en este contexto que ya han abierto las puertas de las escuelas de Mecklemburgo Pomerania-Occidental y en el que irán abriendo las del resto de centros de los Länder germanos.

Desde que comenzó la pandemia, Alemania ha registrado 212.402 positivos de COVID-19, entre los que se lamentan 9.238 muertes.