Tras dos años sin poder procesionar al Bendito Cristo de la Capilla, este año a punto ha estado de estropearse la función por la amenaza de agua. Una nube, justo al inicio de la ceremonia, amenazaba con soltar agua y cancelar la procesión, pero finalmente D. Carlos decidió procesionar y afortunadamente se pudo llevar a cabo la tan esperada procesión.

Con el tradicional canto del ramo daba comienzo la ceremonia y a continuación la procesión que con apenas un centenar de fieles acompañaron al Cristo en su caminar por el pueblo.

Al finalizar la procesión se procedió a subastar los brazos de las andas para introducir, como es costumbre, al Bendito Cristo de nuevo a su Capilla y a continuación se inició la subasta de bollos y ramo que, este año, Carlos Fresno fue el encargado de llevar a cabo la subasta.

PROMOCIÓN
>