Con el tradicional canto del ramo, comenzaba la ceremonia de la procesión del Bendito Cristo de la Capilla por el recorrido habitual.

La tarde primaveral permitió que la procesión se luciera y sobre todo, se notó en la asistencia de fieles.

Tras la procesión y subastados los brazos para introducir al Bendito Cristo de nuevo a su Capilla, se inició la subasta de bollos y ramos que magistralmente, Manolo dirige de una forma muy amena.

La puja estuvo muy divertida y sobre todo muy reñida a la hora de obtener los bollos que se tradujo en una interesante recaudación.

PROMOCIÓN
>