El país de la canciller Angela Merkel, que sirve tradicionalmente de locomotora para el crecimiento en Europa, está lastrado económicamente por el coronavirus. Pero la economía alemana, tras haber caído un 10,1% en el segundo trimestre de este año, muestra signos de recuperación

El coronavirus ha asestado un golpe histórico a la economía alemana. En el segundo trimestre de este año, la economía del país de la canciller Angela Merkel se contraía un 10,1%, según los datos que presentaba este jueves la Oficina Federal de Estadística de Alemania (Destatis). «Es la mayor caída del PIB desde 1970», constataban los medios de comunicación alemanes al dar cuenta de esa noticia. 

Sin embargo, ese dato, por alarmante que resulte, representa el pasado de la economía germana, no su presente ni su futuro inmediato. La de Destatis es una fotografía económica de lo que ha pasado económicamente en Alemania entre abril y junio. Actualmente, y en lo sucesivo, la economía alemana está y estará creciendo, según apuntan desde el Ejecutivo germano, los asesores del Gobierno y otros expertos. Recuperación con el freno pisado.

A finales del mes de junio, Monika Schnitzer, integrante de ese grupo de expertos, decía al diario británico Financial Times que entonces ya existían «indicadores que muestran en tiempo real motivos para el optimismo». «El consumo de electricidad se está estabilizando, el índice de kilometraje del peaje de camiones (basado en los pagos hechos por camioneros en las autopistas alemanas) ha subido y hay reservas en los restaurantes», apuntaba Schnitzer al Financial Times.
No obstante, la situación en junio y julio parece no ser idéntica a la que se presenta para agosto debido al número creciente de infecciones que se ha registrado en los últimos días. Las autoridades políticas y sanitarias alemanas se han manifestado con visible preocupación al respecto. 
Por otro lado, en el Instituto para la Economía Mundial de Kiel (IfW, por sus siglas alemanas), observan que «la recuperación de la economía se ve frenada en Alemania», entre otras cosas, por «la debilidad de las exportaciones», según los términos de Stefan Kooths, responsable de estudios macroeconómicos. El coronavirus ha supuesto muchas trabas al comercio internacional del que tanto depende la economía germana, ahora más pendiente que nunca del consumo interno. Pero incluso si el consumo todavía muestra síntomas preocupantes por motivos pandémicos, también en el IfW convienen en afirmar que «lo peor de la crisis lo hemos dejado ya atrás.

Crisis y precariedad en  las Familias

La falta de ingresos de las familias durante el coronavirus  provocó serios problemas para cumplir con los compromisos económicos.

Entre las deudas no bancarias, las consecuencias más comunes en las familias han sido los atrasos en el pago de los servicios de luz, gas, agua, teléfono o el alquiler. El incumplimiento del pago de impuestos sería el segundo componente. Y hay que tener en cuenta que muchas familias ya acumulaban deudas antes de que se declarara la pandemia de la Covid-19, que ha acarreado, entre otras,  el tercer endeudamiento serio con prestamistas y financieras. Se trata de uno de los pasivos más sucios, por los altos costos que conllevan y por las presiones que, dependiendo quien sea el prestamista, reciben las familias para cancelarlos.

Otros ítems que conforman la deuda no bancaria familiar acrecentada con la crisis de la Covid-19 serían los gastos vinculados con el coche (seguro y cuota), deudas con familiares y amigos, impago de hipoteca, educación (cuota de jardines de infancia, colegios y universidades principalmente) y deudas directas con los comercios por ventas en la modalidad “fiado”

Ayuda a las Familias Kinderbonus

 Una bonificación por hijo de 300 euros  por hijo inicialmente se  sugirió que se pagara en tres cuotas mensuales. Bono para niños  300 euros por niño así es como se paga un punto clave en el paquete de estímulo Corona para  las familias que reciben 300 Euros por niño. El Bundestag y el Bundesrat, entre otras cosas, aprobaron la bonificación para niños.

Quién recibe el dinero y cuándo se paga.

El Gabinete Federal lanzó partes del paquete de estímulo económico de Corona a mediados de junio y hoy se aprobaron las resoluciones del Bundestag y el Bundesrat. Un punto clave: el bono infantil de 300 euros por niño. El dinero se pagará en dos cuotas en septiembre y octubre junto con la prestación por hijos,

Kindergeld, este año son de 204 Euros al mes que se cobra todos los meses del año, la segunda semana del mes. Esto también significa que no es necesaria una aplicación adicional. Las familias cuyos hijos aún no han nacido pero nacerán este año, también recibirán el dinero. Entonces, la bonificación por hijo se otorga a todos los niños que tienen derecho a la prestación por hijos en 2020, dijo la ministra de Familia, Franziska Giffey, habló de un «buen día para las familias» después de la decisión a mediados de julio.