Como ya viene siendo tradición, Sus Majestades, antes de recorrer las calles del pueblo para saludar a todos los niños, se pasaron por la residencia de la tercera edad, Divina Misericordia, para saludar a los “niños mayores” y entregarles los regalos que traían especialmente para ellos.

A continuación subieron a sus Carrozas y comenzaron el recorrido por las calles del pueblo ante el júbilo de todos los pequeños y mayores que les siguieron durante todo el recorrido recogiendo todo tipo de caramelos y chuches que los Reyes iban repartiendo durante todo el recorrido.

A pesar del frío y la niebla que envolvía a Tábara, Sus Majestades llegaron al Auditorio Leticia Rosino, donde el Ayuntamiento de la Villa les tenía preparado el escenario para que pudieran recibir a todos los niños, uno por uno, charlar cariñosamente con ellos y entregarles los regalos que habían traído desde oriente. Algún que otro niño, recibió un cariñoso aviso por no haberse portado bien, o no haber estudiado lo suficiente, con la promesa de reducirle sustancialmente los regalos para el próximo año si seguían en esa actitud.

Sus Majestades los Reyes Magos, hicieron su primera parada en la Residencia Divina Misericordia, para visitar y repartir abundantes regalos, antes de comenzar su recorrido por la Villa

A continuación, recorrieron las calles de la Villa sembrando alegría e ilusión para todos los niños y mayores y repartiendo abundantes caramelos y chuches

Finalmente llegaron al Auditorio Leticia Rosino donde repartieon abundantes regalos a todos los niños de la Villa