Tábara sigue mejorando sus cifras de afectados, mientras el resto de la provincia parece seguir avanzando hacia un confinamiento más duro.

Con 234 nuevos positivos en la provincia de Zamora, fue el sábado pasado la peor cifra desde el mes de marzo cuando se inició la COVID-19 en la provincia.

Esta cifra dejaba a Zamora muy cerca de un confinamiento perimetral, el cierre de la hostelería e incluso un confinamiento domiciliario desde el viernes parece no ser suficiente, por lo que cada vez estamos más cerca del anuncio hecho por Mañueco ya que la cifra de contagios sigue subiendo y estamos al borde del confinamiento domiciliario que parece ser la única solución posible.

En la última semana los casos de contagio por COVID-19 han superado los 1000, 71 brotes y 602 los contagios vinculados a los mismos. Por lo que el nivel de Alerta 4 para Zamora no es suficiente de seguir estas cifras, por lo que no va a quedar más remedio que endurecer las normas con un confinamiento más generalizado.

En el caso de Tábara, parece que estamos retrocediendo, de los 26 PCR positivos de hace 14 días, hoy hemos bajado a 10 PCR positivos, buena noticia, pero no debemos bajar la guardia ni un solo momento debemos seguir  cumpliendo las normas impuestas a rajatabla.