Este año los labradores tienen bien poco que festejar dada la escasez de agua por la que están pasando sus campos. Las sequías y heladas persistentes prevén unas pérdidas superiores al 50%, si San Isidro no lo remedia a tiempo.

La historia está llena de estos momentos complicados y con falta de agua para los campos, y es en estas circunstancias cuando las rogativas a los santos tomaban importancia y eran multitudinarias y muy devotas las procesiones por los sembrados para que el Santo en cuestión se apiadara e interviniera por unas gotas de agua necesarias para que la cosecha llegara a buen fin.

Tábara, en esta ocasión, se ha unido a estas rogativas generales de toda España y hemos recorrido los campos y esperamos que la bendición del sacerdote D. Samuel, sea escuchada y, aunque un poco tarde ya, llegue esa agua preciada que remedie un poco nuestros campos y para que, al menos los pastos, reverdezcan un poco para placer de nuestra ganadería y satisfacción de nuestros ganaderos.

PUBLICIDAD

Antes de comenzar la Santa Misa, nuestras cantoras entonaron el canto del ramo, tradición ancestral en nuestra Villa que, como siempre, un aguerrido mozo, porta orgulloso y durante toda la procesión, acompañado de un puñado de rapaces que llevaban los bollos “maimones” que luego, al final de la procesión, Manolo iría subastando uno a uno.

La subasta comenzó como siempre con los brazos de las andas para introducir al Santo de nuevo a la iglesia, a continuación, los bollos, las bandejas de rosquillas y como fin de fiesta, los ramos, el grande y el pequeño.

Publicidad

.

Publicidad