Tal día como hoy, un 20 de febrero del año 2014, tuvo que ser el camino, como solemos decir los peregrinos, el que hizo que mis pasos llegaran hasta Tábara para asumir la gestión y la acogida a los peregrinos en el albergue municipal.

Desde el momento en el que, por problemas físicos, me vi obligado a tener que abandonar uno de los alicientes que había tenido durante los últimos años, que consistía en peregrinar por cualquiera de los caminos que conducen a Santiago, me propuse continuar vinculado con la peregrinación ejerciendo como hospitalero, pero no realizando una labor más de acogida como la que se estaba imponiendo, deseaba recuperar la hospitalidad tradicional, que siempre ha caracterizado al Camino de Santiago.

Creo que estaba escrito, que tenía que ser Tábara, el lugar en el que pudiera realizar esta tarea, porque inicialmente hubo otras opciones que fueron quedando relegadas, para regresar a mis raíces y, a través del camino sanabrés, poder hacer esa tarea que me proponía.

PUBLICIDAD

A lo largo de estos 10 años, han sido miles de peregrinos los que han recibido esa acogida diferenciada que se ofrece en el albergue municipal los beatos de Tábara y como aseguraba un peregrino, cuando haces lo que te gusta, por mucho tiempo que dediques cada día a esta tarea, te das cuenta de que el tiempo se pasa como un suspiro y no estás haciendo un trabajo, sino que es una satisfacción.

Son 10 años, en los que se han hecho muchas cosas y quedan todavía muchas por hacer, pero el trabajo realizado, siempre va a quedar y la satisfacción de que quienes han podido disfrutar de lo que has venido haciendo, lo reconozcan y agradezcan, es la mayor recompensa que puedes obtener.

En estos 10 años he participado activamente en la creación de la asociación zamorana de los caminos de Santiago, asumiendo la presidencia de la misma. También se ha creado la Federación de los caminos históricos y tradicionales de Castilla y León, que se gestó en el albergue municipal de Tábara y he participado como representante de la Comisión de los caminos de Santiago de la Junta de Castilla y León.

He colaborado con otras asociaciones y federaciones aportando la forma que tenía de comprender el camino y la peregrinación y he participado en numerosas conferencias en las que he sido requerido para hablar sobre nuestros caminos en Zamora.

A lo largo de este tiempo, se ha mejorado sustancialmente la acogida a los peregrinos en el albergue municipal de Tábara, incrementando el espacio para que los que llegan, puedan sentirse más cómodos y las mejoras realizadas durante la pandemia por el ayuntamiento, sitúan al albergue como uno de los mejor valorados de los caminos.

Durante el año 2019 el albergue municipal de Tábara fue reconocido como el más valorado por aquellos que recorrían los caminos procedentes del sur y siempre ha estado considerado como uno de los que mejor acogida tradicional ofrece a los que llegan.

Una de las tareas importantes de la asociación zamorana de los caminos de Santiago, ha sido mantener nuestros caminos y para ello contamos con un permanente en un grupo de asociados que mantienen señalizados correctamente cada uno de los 500 km que recorren nuestra geografía y sin los que esta labor, resultaría imposible.

El buen trabajo que desde la asociación zamorana estamos realizando, ha permitido que gestionemos el albergue de Fontanillas de Castro con la misma filosofía de acogida que lo hacemos en Tábara y que se ha posicionado como uno de los más valorados por los peregrinos.

10 años son mucho tiempo y se pueden hacer muchas cosas y han sido muchas cosas las que desde el albergue, hemos venido realizando por los caminos en Zamora, como la publicación de casi 100 revistas mensuales, con el inestimable soporte técnico y divulgativo de Tu voz digital, hablando de nuestros caminos o la edición de docena y media de libros con temática principalmente jacobea

El regreso a los orígenes que se mama desde que eres, pequeño ha hecho que me vaya implicando en numerosos temas reivindicativos y sociales, en una provincia tan olvidada como la nuestra.

Durante cinco años participé como secretario en la agencia de desarrollo local ADATA, que trata de dinamizar las comarcas de Tábara, Alba y Aliste. También he sido promotor de la asociación Viriatos de Zamora desde la Secretaría de esta organización. Desde la creación de Zamora-10, he tratado de colaborar en las diferentes mesas sectoriales que buscaban dinamizar nuestra provincia y en el otro extremo, casi desde el inicio, he colaborado con la coordinadora rural de Zamora, con la que sigo manteniendo mi implicación en la junta directiva.

Son muchas las cosas que, en mi opinión, quedan por hacer, para tratar de revertir la situación lamentable que está padeciendo esta provincia y todos debemos aportar nuestro granito de arena para tratar de mejorarlas. No hay que esperar a que otros lo hagan por nosotros, porque de lo contrario, estaremos abocados a seguir en este declive progresivo que estamos teniendo. Por eso, trato de participar e implicarme, en todo aquello que me proponen y de esa forma, echando la vista atrás, veo que son muchos los temas en los que he colaborado durante estos 10 años, que al final no son nada, porque se han pasado en un suspiro.

Estoy convencido de que este ánimo para seguir haciendo las cosas que hasta ahora he venido haciendo, nunca debe decaer y continuaremos durante muchos más años más, colaborando en todo lo que nos pidan y especialmente, en dinamizar nuestros caminos y convertirlos en un referente para todos los peregrinos.

Gracias a todos los que han hecho posible que estos 10 años no sean nada y se hayan pasado aportando tantas cosas, porque sin ese inestimable apoyo de muchas personas con las que siempre he contado, esto no hubiera sido posible.

almeida

Publicidad

.

Publicidad