Manu Mediaoreja – 10 de agosto de 2014.

Capítulo noveno, de los Entresijos del cartel de las fiestas.

Calle Estafeta, s/n

– Encierro –

Pero esta vez en Tábara y en plenas

fiestas de agosto de esta población zamorana y a diferente horario, que si en Pamplona es a eso de las 8-9 h de la mañana en Tábara suele caer a eso de las 4 h con noche bien cerrada.

 

Lo que comenzó como una cómica broma de unos peñistas con mucho humor ha acabado protagonizando una de las paradas oficiales de estas fiestas de Tábara, durante uno de los descansos del baile: el encierro del toro-carrito de la compra.

Una «gansada» que asegura la carcajada y un momento festivo sin parangón en toda la comarca. No creo que haya en todo León y Castilla una ocurrencia igual como la de los chicos de Sobredosis de Lentejas, que ya su nombre de Peña tiene miga. Cuántas veces nos obligaron desde pequeños a comer las «lentejas comida de viejas si quieres las comes y si no, también». Lo cierto es que ahora me parecen un manjar, cocidas con morcilla de León con su toque ahumado.

No ha habido año que no haya escuchado desde mi habitación la algarabía que provocan tales encierros dalinianos surrealistas, al más puro estilo Monty Python; otras veces los he vivido de primera mano. Y animo a aquel que aún no conozca tan peculiar acto, se acerque hasta la villa de Tábara y disfrute de un grato evento a la altura de aquellos otros encierros navarros.

Comienza la cuenta atrás.

«A San Fermín venimos

por ser nuestro patrón…»