Cuenta con un presupuesto de más de 1 millón de euros. Los trabajadores serán contratados por un periodo de seis meses, realizarán 5.400 jornales y más de 42.000 horas de trabajos en los pueblos.

La delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Leticia García Sánchez, el vicepresidente tercero de la Diputación Provincial y diputado de Medio Ambiente y Obras Municipales, Javier Faúndez Domínguez, y la diputada encargada del Parque de Maquinaria en el Institución Provincial, Atilana Martínez Mayado, han presentado hoy el Plan Forestal 2023 que permitirá con contratación de 59 trabajadores durante un periodo de seis meses que se distribuirán en 11 cuadrillas.

El Plan cuenta con un presupuesto que supera el millón de euros, de los cuales 648.000 los aporta la Administración Regional y 386.680 la Administración Provincial.

Se contratará a un coordinador, 11 capataces y 47 peones forestales, que realizarán 5.400 jornales y más de 42.000 horas de trabajos en los pueblos de la provincia.

Cuatro de las 11 cuadrillas estarán destinadas de manera exclusiva la retirada de vegetación muerta en las zonas afectadas por los incendios del pasado verano en la Sierra de la Culebra, y tendrán sus bases en Ferreras de Arriba, Ferreras de Abajo, Sarracín de Aliste y Calzadilla de Tera. Tres de ellas estarán compuestas por seis trabajadores y la otra por cinco.

El resto de las cuadrillas de trabajadores estarán ubicadas en Trabazos y Alcañices, para atender a los pueblos de Aliste; en Bermillo de Sayago, para la comarca sayaguesa; en Puebla de Sanabria y Mombuey, para Sanabria-La Carballeda; en Camarzara de Tera, para Tera-Valles; y en Peleagonzalo, para Tierra del Vino, Toro y La Guareña.

El plan Forestal 2023, como en años anteriores, tiene como objetivo principal la prevención de incendios en el interfaz urbano-forestal de los municipios. De manera complementaria, se atenderán otros trabajos de mejora medioambiental de los entornos de los núcleos rurales, como mejora de sendas, mejora de la accesibilidad de las zonas de pesca fluvial, áreas recreativas, así como actuaciones en los montes públicos de las entidades locales

La prevención de incendios en el interfaz urbano-forestal consistirá en la eliminación de la vegetación y partes de vegetación no deseada de las parcelas de terreno en una franja de hasta 400 o 500 metros alrededor del núcleo urbano.

Asimismo, contempla la apertura de fajas auxiliares contra incendios en carreteras y caminos rurales, con prioridad a los próximos al pueblo, tratamientos silvícolas de masas arboladas en parcelas de montes públicos próximas a los pueblos, y adecuación de áreas recreativas, riberas y sendas.

PROMOCIÓN
>