Entre cortinas, encinas, pedruscos y valles,
aquí dejaron las uñas nuestros antepasados.

Encinas centenarias,
es uno de vuestros legados.
Le han bastado 5 minutos
Para acabar con nuestro pasado.

Caminos, veredas, arroyos y cañadas,
todos estaban bien tratados,
hasta que llegaron las Leyes
de esos, que de esto, no saben nada.

Políticos incompetentes,
políticos apesebrados,
que no sabéis defender
a esos que os han votado.

Ecologistas de corbata,
naturalistas de fin de semana,
¿qué sabéis de estas tierras?
si por ellas no hacéis nada.

Dejar la gente tranquila,
que sueñe por la mañana
con campos verdes y limpios
y no con tierra quemada.

Un paisaje que se ha hecho
con trabajo, sudor y lágrimas,
y que ahora sólo queda
esa sangre derramada.

Por defender esta tierra
la vida suya, han dejado,
ojalá que en el cielo
Dios los tengan ya a su lado.

No he visto ningún político
con sus manos, apagar nada,
estarán pensando en repartirse
el botín. el lunes por la mañana.

Viejos sentados en sus puertas,
sin apenas decir nada,
pensando lo que esto era ayer,
pensando lo que será mañana.

Una lágrima les cae
por los surcos de sus caras,
es la sangre de estas tierras,
de estas tierras desangradas.

Gracias a esos vecinos,
sin ellos, no quedaría nada.
Esto sería un desierto
el miércoles por la mañana

Horacio

PROMOCIÓN
>