SAF – 30 de marzo de 2015.

El Sr. Obispo, D. Camilo Lorenzo, ha dirigido a todos sacerdotes, religiosos/as y fieles laicos con motivo de la Misa Crismal que tendrá lugar el miércoles 1 de abril a las 11:00 h en la Catedral de Astorga.

Muy queridos sacerdotes, religiosos/as y fieles laicos:

Próxima ya la Semana Santa, quiero invitaros a participar en la celebración de la Misa Crismal, que tendrá lugar, Dios mediante, el día 1 de abril, miércoles, a las 11 h. en la Catedral de Astorga.

La Misa Crisma) es para los sacerdotes ordenados la celebración anual de su propio sacerdocio ministerial. «Hemos nacido en la Eucaristía y para la Eucaristía» (San Juan Pablo II). Es el momento de renovar ante el Obispo y ante toda la Iglesia las promesas sacerdotales.

Gracias a Dios, la celebración de la Misa Crisma) ha ido cobrando un gran valor para nuestra Familia Diocesana que descubre siempre en Ella, un signo visible de los vínculos de comunión, y dan nuevos impulsos a la misión de todos los miembros de nuestra Iglesia Diocesana.

Os espero a todos pues es una cita anual para celebrar juntos nuestro sacerdocio ministerial, para darle gracias a Dios por nuestro sacerdocio, para pedirle al Señor que nos mande más vocaciones. Cada uno tenemos nuestra propia fecha, pero la Misa Crismal es la celebración común del gran don que Jesucristo ha hecho a su Iglesia y del que nosotros somos beneficiarios.

Queridos sacerdotes, animad a participar en esta celebración a vuestras comunidades parroquiales. Y a todos los fieles de nuestra Diócesis de Astorga, les pido de corazón que acompañen a sus sacerdotes con el afecto, cercanía y la oración, para que ellos puedan ser siempre auténticos Pastores según el corazón de Dios.

Los sacerdotes concelebrantes procurad traer alba y estola blanca y estar en la Sacristía de la Catedral a las 10:45 h. Sed puntuales para facilitar una buena organización.

Aprovecho para recordaros que la colecta de Viernes Santo se destinará, como viene siendo costumbre, para ayudar a la comunidad cristiana en Tierra Santa. Los cristianos de occidente tenemos la obligación de apoyar a nuestros hermanos encargados de custodiar los Santos lugares donde tuvo origen la Iglesia.

Que María, Madre de la Iglesia y Madre de los sacerdotes, nos acompañe siempre para que seamos testigos fieles de su hijo Jesucristo en medio del mundo.

Con mi bendición y afecto.