Comprar un coche en Alemania: 4 pasos para hacerlo tú mismo


No hay que ser un entendido de los coches para haber estado en algún momento, en una conversación acerca de la compra, en Alemania, de coches de segunda mano. Al fin y al cabo es el país en el que nacen algunos de los mejores productos del panorama automovilístico internacional y la meca del automóvil (doy fe ) en muchos otros sentidos.

Esta situación provoca y motiva lo que cualquier aficionado al motor espera con ansia, el cambio de coche. Así, con las cuotas de renovación de coche más altas de Europa, Alemania tiene uno de los mercados de ocasión con la oferta y los precios más interesantes de Europa. Hay muchos otros motivos por los que comprar un coche en Alemania es bastante más barato que en España, pero vayamos a la práctica. hablemos de los 4 pasos para comprar (tú mismo) un coche en Alemania con los mínimos costes posibles.

Paso 1. ¿Nuevo o de ocasión? Elige tu coche en Alemania

En el vehículo nuevo alemán, el IVA, el precio de compra y otros impuestos sobre el automóvil son algo más bajos que en España. Sin embargo, esta diferencia no es tan grande en la actualidad, ya que España se ha convertido en un mercado muy competitivo con ofertas comerciales muy fuertes. Aun así, pensemos que las grandes marcas de lujo son alemanas y la ITV se empieza a pasar a los tres años, por lo que esta es aproximadamente la frecuencia con la que los alemanes renuevan su coche. Por lo tanto, donde más sentido tiene la compra de un coche en Alemania es en el mercado de los seminuevos. Los coches más interesantes son principalmente de gama media, alta y lujo, con 3 a 6 años de antigüedad.

Verás que en el listado también hay ofertas de particulares a muy buen precio, pero ojo, que lo barato puede salir muy caro, pues no ofrecen garantía y el papeleo burocrático correrá de tu cuenta. Para saber si el vendedor es una empresa o un particular, fíjate en que aparezcan un GmbH (sociedad limitada) o un AG (sociedad anónima) tras los datos del propietario.

Si cuentas con un presupuesto ajustado, lo más económico es que viajes tú mismo hasta Alemania y te traigas el coche conduciendo. Durante el proceso de compra encontrarás numerosas tiendas de coches que pueden ser una opción (entre ellas el catálogo de usados que ofrecen los propios fabricantes en sus webs alemanas) pero, como he dicho antes, nos centraremos en reducir los costes al mínimo, así que deberemos pelearnos con páginas como Mobile.de[http://Mobile.de] y Autoscout.de[http://Autoscout.de] antes de emprender el viaje, ya que son la referencia en el mercado online alemán.

Hay varios consejos al respecto que puedo darte:

Afina al máximo los criterios de búsqueda. Entra en el apartado ‘Gebrauchtwagenbörse‘ -que significa mercado de usados- y marca las opciones preferidas tales como el tipo de vehículo que necesitas, la marca y modelo (si la tienes clara), el tipo de combustible (gasolina, diésel, híbrido…), el kilometraje, el dinero que quieres gastarte…

Rellena también los campos de ‘Land’ -que es el estado en el que buscas el vehículo-, el ‘PLZ‘ o ‘Postleitzahl‘ -que es el código postal-, y el ‘Umkreis’ (radio de búsqueda), ya que así podrás restringir lo máximo posible los resultados. Esto debes mirarlo en consonancia con el lugar al que quieres viajar, ya que los precios de los aviones varían mucho de un estado a otro.

Es muy importante no comprar ningún vehículo adaptado a GLP o GNC, ya que en España no se puede homologar ningún coche importado que no venga con GLP instalado de fábrica.

Paso 2. Viaje y transporte por Alemania

A pesar de que hay empresas encargadas de estos trámites, como es lógico, lo más económico es que seas tú mismo quien viaje hasta Alemania. Te planteo los diferentes costes a tener en cuenta: vuelo a Alemania, gastos de estancia (hotel, comidas…), traslados (taxis, tren, alquiler de vehículo…).
Si buscas con antelación vuelos baratos por Internet te ahorrarás algo de dinero. Lo mismo se aplica a los hoteles, pues será imposible poder hacer todo en el mismo día. Puedes calcular unos 100€ en el billete de ida y unos 100€ el hotel.

Una vez allí y, a pesar de que el transporte público en Alemania es genial, con todos los trámites que este proceso exige, te recomendaría alquilar un coche. Te pondrá las cosas más fáciles y, de paso, podrás buscar entre tiendas de coches de la zona para buscar alguna otra opción de compra.

Otra recomendación importante es planificar muy bien la vuelta en el coche que has comprado, ya que entre Alemania y España hay más de 2.000 kilómetros. Si por el contrario decides comprar un billete de avión de ida y vuelta -que es más barato que sólo la ida , deberás echar un vistazo a las empresas de transporte para que traigan tu nuevo coche a España. El coste ronda los 600 euros, a los que debes sumar unos 150 euros de seguro adicionales para evitar disgustos.

Paso 3. Compra y contrato. Papeleo en Alemania

Por un lado encontramos los trámites previos a la decisión de compra y, por otra parte, los que se realizan una vez adquirido el vehículo.
Revisión del vehículo: debes hacer una revisión externa, después una revisión interna, y asegurarte que el número de bastidor coincide con el número en la documentación. En Alemania la ley exige que se informe de si el coche ha sufrido o no accidentes, por lo que en la gran mayoría de vehículos podrás leer ‘Unfallfrei‘ (libre de accidentes) o ‘Nicht Unfallfrei‘ (accidentado).
Revisión de la documentación: asegúrate que el vendedor te facilita toda la documentación que necesitarás para realizar todos los trámites necesarios. Debe de tener en su poder la ITV alemana pasada, el Certificado de Conformidad (es muy importante porque refleja las características técnicas del vehículo), el permiso de circulación y el libro de mantenimiento.

Pago: puedes hacer el pago con una transferencia bancaria, pero teniendo en cuenta el tiempo que toman las transferencias internacionales, si llevas el dinero en efectivo adelantarás algo de tiempo en este paso, yo soy partidario de pagar con Tarjeta, pero lo esencial es que no hagas ningún tipo de transacción económica hasta que no has visto el coche físicamente. Otra opción son las transferencias SWIFT si tu banco las permite, pero el proceso tarda entre uno y tres días laborables. Lo mejor son transferencias, comprobar que tenga nombre y apellidos.

El coche ya paga el IVA en Alemania, por lo que no tendrás que pagarlo en España en ningún caso.

Contrato o factura: si realizas la compra a un concesionario o a un vendedor profesional, deberás exigir la factura correspondiente. Si el vendedor es un particular, necesitarás solo un contrato. A partir de aquí ya habrás decidido si quieres comprar el vehículo, y pasarás a la siguiente fase, la de los trámites posteriores a la decisión de compra.

La gran ventaja que encontrarás al realizar todos los trámites en Alemania es la gran eficacia y rapidez del funcionariado, que lo tramitará en apenas 20 minutos serán varios días cuando te toque hacer el proceso inverso en España.

La parte más tediosa de todo este proceso son los trámites que debes seguir cuando te encuentres en Alemania ya en posesión de tu nuevo coche. A pesar de que te hayas informado a través de opiniones de amigos y conocidos, o mediante diferentes webs relacionadas con el tema, aquí tienes toda la información para resolver tus principales dudas.

Inspección técnica: por ley, cuando se compra un coche en Alemania, el vehículo debe pasar antes por una inspección técnica, en ella revisan doce puntos esenciales y los gases de escape. Si le compras el vehículo a un particular, tendrás que pasarla tú mismo en un centro autorizado como Dekra, ADAC o TÜV (tiene un coste de unos 100 euros).

Placas provisionales y seguro temporal: para poder sacar el coche de Alemania hay que conseguir unas placas provisionales (Kennzeichen), cuyo coste asciende a aproximadamente 100 euros con los trámites. Junto con ellas tendrás un seguro temporal de validez similar que te permitirá viajar hasta España. Deberás acudir a la oficina de matriculación (Zulassungsstelle) con los siguientes documentos:

Pasaporte
Certificado de revisión – 100€
Certificado de revisión de gases (Abgasuntersuchung)
Papeles del coche (Fahrzeugbrief)
Certificado de seguro temporal (Versicherungsbestätitung) – 100€
Certificado internacional de seguro

Verkehrsamt: son las oficinas de tráfico donde se hacen el resto de los trámites. A ellas deberás llevar el certificado de la ITV, el certificado de revisión de gases (Abgasuntersuchung), los papeles del coche (Fahrzeugbrief), el seguro internacional y un certificado de seguro temporal (Versicherungsbestatitung). Recuerda consultar, de antemano, la oficina más cercana y su horario, porque este varía considerablemente de un estado a otro.

Piensa que cuando acudes a un concesionario de compra-venta los gastos de gestoría van incluidos en el precio del vehículo, pero si le compras el coche a un particular tendrás que contratar los gastos de una gestoría o hacer tú mismo el papeleo, algo bastante tedioso si no conoces bien el idioma.

Paso 4. Papeleo en España

Todavía no ha terminado su proceso de importación, porque ahora tendrás que cumplir con todos los trámites administrativos para poder legalizar el vehículo en España. Estos trámites no son complicados, pero sí bastante pesados, como suele ocurrir con todo lo relacionado con las Administración Pública. El mayor problema será terminar con este proceso en el tiempo de vigencia de las placas provisionales y, por lo tanto, del seguro.

Traducción de la factura: la factura de compra-venta es el documento que demuestra su propiedad sobre el vehículo. El problema es que ésta estará redactada en alemán, por lo que deberá presentarse traducida. Es recomendable que haya sido realizada por un intérprete jurado y junto a ella deberás guardar la original.

Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica: como se trata de una tasa puramente municipal, la cuantía varía entre municipios, aunque siempre está en función del modelo del vehículo.

La matriculación: este trámite debe de ser completado en la Jefatura Provincial de Tráfico de su provincia mediante el impreso de solicitud de matriculación. Es el último trámite antes de poder circular cumpliendo toda la legalidad vigente. Si lo haces a través de una gestoría, invertirás 300 euros, pero ahorrarás tiempo.

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV): a pesar de que el vehículo haya pasado ya inspecciones similares en los países de procedencia, deberá realizarse de nuevo en España. A ella deberás llevar todos los documentos anteriores.

¡Ahora, tras haber completado este horrible proceso administrativo, ya puedes disfrutar de tu coche!