• Entre enero y marzo, el empleo ha crecido en cerca de 300.000 personas, el mayor incremento en un primer trimestre desde que hay registros
  • Se supera en 1,1 millones los afiliados registrados antes de la pandemia
  • Uno de cada cuatro empleos creados tras la pandemia se genera en sectores de alta productividad, como informática o telecomunicaciones y actividades científicas y técnicas
  • El crecimiento del empleo en los jóvenes duplica el promedio, focalizándose también en actividades de alto valor añadido

El número de afiliados a la Seguridad Social aumenta en 151.943 personas en marzo en términos desestacionalizados y alcanza los 20,5 millones (20.532.371). El crecimiento del empleo en marzo es excepcional y cierra un trimestre en el que se han sumado 291.477 ocupados, lo que supone la mayor subida histórica en un primer trimestre del año.

El ritmo de crecimiento en marzo es de más del triple que el promedio de los tres meses anteriores. El nivel actual supera en 1,1 millones de personas el número de afiliados que existía antes del inicio de la pandemia (febrero 2020).

Se mantiene el dinamismo del empleo en actividades innovadoras El crecimiento del empleo es notable en sectores de alto valor añadido como Informática y Telecomunicaciones, cuyo número de afiliados ha crecido un 20,8% respecto a los que registraba antes de la pandemia, o Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas, que presenta un crecimiento del 12,4%. Uno de cada cuatro afiliados se incorpora a estos sectores altamente productivos.

Todas las comunidades autónomas presentan niveles de empleo superiores a los que tenían antes de la pandemia. Destaca el aumento de la afiliación en la mitad sur del país y en los archipiélagos, con un incremento del empleo superior al 5,9%.
2,6 millones más de afiliados con contrato indefinido Quince meses después de la entrada en vigor de la reforma laboral, siguen siendo patentes sus efectos positivos en la estabilización del empleo y la mejora de su calidad. En marzo, el porcentaje de afiliados con contrato temporal se ha reducido hasta alcanzar el mínimo histórico del 14% de los afiliados (antes de la reforma la media era del 30%).

En conjunto, ahora hay 2,6 millones de afiliados más con contrato indefinido que en diciembre de 2021, el último mes antes de la entrada en vigor de la reforma.

Otro indicador del incremento de la estabilidad es el aumento de la duración media de los contratos. Entre enero y marzo de este año, ha crecido en 47 días en comparación con las cifras del mismo periodo de 2019, último año homologable
anterior al impacto de la pandemia.

Por otra parte, el número de trabajadores en ERTE se mantiene en niveles mínimos, en torno a las 15.000 personas.
El crecimiento promedio del empleo entre los jóvenes es más del doble de la media.

En concreto, en 2022 fue del 8%, frente al 4% del total de afiliados. Este aumento es especialmente notorio en los sectores más productivos, como Actividades sanitarias y sociales, Informática y telecomunicaciones y Actividades profesionales y técnicas.

En el caso de los menores de 30 años, la temporalidad se ha reducido en 32 puntos respecto al nivel que tenía antes de la reforma, pasando del 53% al 21%.

Afiliación media

Finalmente, en términos originales, la afiliación media a la Seguridad Social ha ganado en marzo 206.410 afiliados, lo que supone un incremento intermensual del 1,02%. Es el mayor aumento de afiliados medios en un mes de marzo de toda la
serie histórica.

El número de afiliados medios se sitúa así en 20.376.552 (10.778.350 hombres y 9.598.202 mujeres), la cifra más alta en la serie. Son 542.049 afiliados más que hace un año, lo que representa un crecimiento del 2,73% interanual.

Por último, cabe señalar que el dinamismo en el mercado laboral está contribuyendo a reforzar el sistema de pensiones, y la relación de cotizante / pensionista alcanza el 2,41, el nivel más alto de la década.

PROMOCIÓN
>