SAF –07 de enero de 2017.

Nació en Santa María del Páramo (León) el 9 de julio de  1966.

Estudió en el Seminario Menor de La Bañeza (19781982) y posteriormente en el Seminario Mayor de Astorga donde, tras acabar la educación secundaria (1982-1984), cursó los seis cursos de Estudios Eclesiásticos (1984-1990) obteniendo el Bachillerato en Teología (Ciclo Institucional) y la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos por la Facultad de Teología del Norte de España. Sede Burgos (1990).

Fue ordenado sacerdote el 23-6-1990 en Astorga.

Tras realizar el servicio militar como soldado presbítero, tuvo su primer destino pastoral como vicario parroquial de la S.I.P. Basílica de Nuestra Señora de la Encina de Ponferrada (1992-1997).

De 1997 a 2000 estudió Sagrada Liturgia en el Pontificio Instituto Litúrgico «San Anselmo» de Roma, donde obtuvo la licenciatura el año 2000.

De regreso a la diócesis, fue destinado como responsable pastoral y profesor del Colegio Diocesano “San Ignacio” de Ponferrada (2000-2004), siendo nombrado Director de dicho Colegio en 2004, cargo que ha desempeñado hasta la actualidad.

Ha compaginado la Dirección y las clases en el Colegio “San Ignacio” con la docencia como profesor desde el año 2000 en el Centro de Estudios Eclesiásticos del Seminario Diocesano de Astorga de las asignaturas de Liturgia Fundamental, Liturgia Especial, Catequética y Homilética y de Arqueología y Arte Cristiano. 

Desde el año 2007 hasta la actualidad es profesor del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a Distancia «San Agustín» – Centro Asociado “San Genadio” de Ponferrada (Diócesis de Astorga).

También es Delegado diocesano de Liturgia, Piedad Popular y Causas de los Santos desde el año 2010.

 

D. JOSÉ LUIS CASTRO PÉREZ, NUEVO VICARIO GENERAL DE LA DIÓCESIS DE ASTORGA

CASTROComo nuevo Vicario General de la Diócesis de Astorga agradezco en primer lugar al Sr. Obispo D. Juan Antonio Menéndez su confianza en mi persona para ejercer las funciones administrativas y pastorales propias de este cargo y ser un colaborador directo del Obispo en el gobierno y atención de la diócesis.

Asimismo, deseo expresar mi admiración y reconocimiento a mi predecesor D. Marcos Lobato, quien durante 37 años ha desempeñado este cargo diocesano de máxima responsabilidad de manera eficaz y admirable. Su ejemplo y buen hacer serán, sin duda, guía y estímulo para ejercer la nueva labor que se encomienda.

En el momento de comenzar a trabajar en mi nuevo cargo pastoral me gustaría manifestar mi intención de colaborar siempre desde la cercanía y apoyo al Obispo, y mostrar desde el principio mi total disponibilidad a los sacerdotes y fieles de la diócesis en todo aquello en lo que les pueda ayudar y ser útil.

El futuro diocesano nos depara importantes retos que debemos afrontar con serenidad y confianza entre todos los que formamos esta Iglesia particular. Apunto algunos que me parecen más prioritarios: 

 – La nueva organización de la curia diocesana que busca ser más eficaz y operativa en el gobierno y administración de la diócesis, con la nueva disposición y funciones de las vicarías, organismos y delegaciones episcopales. 

– Las soluciones pastorales que debemos encontrar para hacer frente a las dificultades derivadas de la fuerte secularización, la creciente edad del clero y la despoblación de muchos pueblos de nuestro territorio diocesano.

– El trabajo con las familias, con los niños y los jóvenes que fructifique evangélicamente, entre otras realidades, en la aparición y acompañamiento de nuevas vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa que garanticen el futuro pastoral de muchas comunidades cristianas en las distintas zonas de nuestra geografía diocesana.   

Pongo mi total confianza en Dios en esta nueva misión que me encomienda la Iglesia diocesana de Astorga, a la que prometí respeto y obediencia en la persona del Obispo, sucesor de los apóstoles, sabiendo que se cumplirán en mi las palabras que escuché en mi ordenación sacerdotal al aceptar dicho compromiso de dedicarme servicio del Señor y de los hombres: “Dios, que comenzó en ti la obra buena, él mismo la lleve a término”.