almeida – 6 de enero de 2015.

saf 150105 0186

Sus reales majestades de Oriente, tuvieron el primer encuentro en Tábara, con los más mayores de la localidad en la visita sorpresa que realizaron a los internos de la residencia municipal.

 

Representó uno de esos actos especialmente entrañables, en los que la emoción que se reflejaba en los rostros de nuestros mayores llegó en momentos a superar lo que posteriormente los más pequeños iban a vivir con la cercanía de estos personajes tan esperados cada año.

Algunos no daban crédito a lo que estaban presenciando y el nerviosismo en sus rostros hacía que les temblaran las manos cuando recibían de sus majestades algunos de los regalos que habían traído para ellos y les impedía abrir los regalos que estaban recibiendo.

Los pajes  y los reyes fueron entregando a todos sus regalos y golosinas, aunque para algunos los caramelos y golosinas eran algo que les estaba vetado porque su organismo no podía asimilarlo, pero mientras lo sujetaban en sus manos se deleitaban manteniendo el sueño de saborear esos dulces que les habían sido vetados.

Se vivieron momentos muy especiales, en los que también los reyes y los pajes que les ayudaban, en algún momento se llegaron a contagiar del entusiasmo y la emoción que vieron que su visita había provocado y los mayores volvieron a esa niñez tan lejana en la que la ilusión resurgió por unos instantes  y volvió a llenar toda su existencia y esa noche soñarían de nuevo como lo habían echo cuando eran un poco más niños.

Después de esta emotiva visita, se dispusieron a recorrer la mayor parte de las calles del pueblo y fueron subiendo a sus carretas que iban escoltados por miembros de protección civil. Entre la niebla que había hecho su aparición, lentamente hasta hacerse muy densa y conferir al momento esa magia tan especial, comenzaron a recorrer las calles de Tábara mientras desde lo alto de las carrozas iban repartiendo a los niños miles de caramelos que cada vez que eran arrojados, los pequeños se apresuraban a retirar de la acera.

Accedieron hasta la plaza mayor que se encontraba abarrotada de gente y por la Cañada, fueron en dirección al Cubo donde iba a tener lugar el encuentro con los más pequeños.

saf 150105 0050Poco a poco se fue llenando este edificio en el que los niños esperaban ansiosos ese momento en el que a través de la megafonía sonara su nombre para subir al escenario en el que se encontraban sus majestades y recoger lo que para ellos habían traído.

Fueron esos momentos mágicos en los que la mirada de los pequeños se fija como si se encontrara paralizada en estos personajes de cuento y no pueden llegar a dar crédito que se encuentren tan cerca de ellos y menos aún que vayan a sentarse en su regazo para recibir los ansiados regalos que les han pedido en su carta.

Aunque los más pequeños, aquellos que no se querían desprender de los brazos de sus madres cuando iban a tener el encuentro con sus majestades, lloraban al ver como su rey se acercaba para cogerles en brazos y no se llegó a producir ese encuentro tan esperado, al menos, tal y como sus padres se habían imaginado.

Por el tiempo que duró la recepción, la sensación es que los niños de Tábara este año que hemos dejado atrás se han portado muy bien ya que el reparto de regalos se prolongó durante bastante tiempo.

El alcalde de la localidad, don José Ramos San Primitivo, ejerció de anfitrión desde la llegada de sus majestades y les estuvo acompañando en cada uno de los momentos que los reyes pasaron en Tábara.

El alcalde valoró positivamente la asistencia a esta esperada recepción en la que la climatología ha sido benévola para que los actos se hayan celebrado con la normalidad deseada.

También fue el momento para hacer una valoración de las fiestas que hemos dejado atrás, en las que según el primer edil del pueblo, la normalidad ha presidido cada una de las celebraciones que han tenido lugar en el Tábara, con una participación importante en cada una de ellas, no solo por quienes habitualmente residen en el pueblo sino también por aquellas personas que estos días han regresado a sus orígenes para esos reencuentros con los seres queridos tan esperados durante todo el año.

El ambiente, según manifestaba el alcalde ha sido bueno y la gente joven ha participado en los eventos programados para la población y sobre todo, se felicitaba porque no ha habido ningún motivo excepcional que haya sido digno de resaltar.

saf 150105 0255Tuvimos la oportunidad de escuchar algunas palabras de sus majestades que se marchaban de Tábara satisfechos por haber cumplido con esa cita que todos los años tienen apuntada en su calendario y según confesaba Baltasar, los niños del pueblo, se han portado muy bien y por eso ellos se iban contentos porque habían podido satisfacer buena parte de de las peticiones que les presentaban en la carta que les enviaron a finales del año pasado.

Ahora, a esperar que pase esa noche en la que los sueños van a inundar la mente de muchos niños y llegue ese día en el que con menos pereza les cuesta levantarse porque los gritos de sorpresa irán inundando cada casa y despertarán a los más mayores y todos se emocionaran con lo que les han dejado los reyes, porque sus majestades este día tan especial, se acuerdan de todos.

Será una mañana en la que los niños saldrán sin pereza a pesar del frío a las calles con los regalos que les han traído los reyes para que todos los vean y para algunos sea ese momento de reflexión y de buenos propósitos de ser un poco mejores para ver si de esa forma el año próximo, sus majestades traen todo lo que pusieron en la carta.

Para ver galería de fotos de esta noticia, Pinchar aquí

Galería II, Pincha aquí