Hoy 25 de noviembre, es el día que visualizamos esa jornada que trata de evitar algo tan degradante, como es la violencia en cualquier estado que se produzca y sobre todo aquella que va dirigida contra las mujeres.

Resulta paradójico que se tenga que recordar algo que debería ser la norma que cada uno de nosotros tenemos que seguir cada uno de los días del año y ningún día del calendario debería reproducir el abuso y la violencia que en ocasiones se ejerce sobre las más débiles.

Todos, desde la más tierna infancia, hemos sentido el afecto que nuestras abuelas y nuestras madres nos han dispensado y con el paso del tiempo, además de corresponder a este respeto, también lo hemos dispensado a las mujeres que había a nuestro lado y a nuestras hijas y sólo una mente desalmada sería incapaz de conseguir comprender algo que resulta tan elemental.

El ayuntamiento de Tábara, ha querido sumarse en este día a lo que es una corriente universal y a través de la decoración realizada en el balcón de su fachada, nos recuerda que también una de las hijas de este pueblo, nuestra añorada Leticia, fue víctima de la incomprensión de un demente, algo que nunca debía haberse producido y que esperamos que no vuelva a ocurrir.

Celebremos este día como un día más de los 365 días del año, en los que el respeto que debemos a las mujeres se encuentre presente en cada una de las acciones y actuaciones que venimos realizando.