El Plan Extraordinario de Obras Municipales tendrá un importe de 16 millones de euros y el Plan de Ayuda Energética para ayuntamientos estará dotado con un millón de euros. De este modo se evita el parón que se produce en años electorales (2023) y se ayuda a los ayuntamientos y empresas a encarar a la crisis actual.

El presidente de la Diputación de Zamora, Francisco José Requejo, el vicepresidente primero y diputado de Carreteras, José María Barrios, y el vicepresidente cuarto y diputado de Medio Ambiente y Obras Municipales, Javier Faúndez, presentaron esta mañana ambos planes que se financiarán con cargo a remanentes de la institución provincial.

Francisco Requejo se refirió a los Presupuestos de este año, en los que ya se incluyó una partida de 8 millones de euros destinados a los planes municipales de obras, dos millones más que el año anterior, y la intención de la institución provincial de responder con rapidez a la crisis mundial en que nos encontramos, con encarecimiento de materiales y subidas de los carburantes y de la energía  para ayudar a los ayuntamientos de la provincia así como a las empresas zamoranas, receptoras de estas obras y creadoras de empleo.
El presidente de la Diputación explicó que le parece básico que los remanentes se inviertan en beneficio de los ciudadanos: «Las instituciones no somos bancos donde acumular el dinero público».

Respecto al Plan de Ayuda Energética para los ayuntamientos, estará dotado con un millón de euros, pero se encuentra aún en fase de inicio y se pretende agilizarlo para que llegue cuanto antes a los ayuntamientos que sufren el encarecimiento del coste de energía.

Por su parte, el vicepresidente José María Barrios, además de hacer historia sobre los distintos planes que lleva a cabo la Diputación: planes municipales, redes de agua, sequía, depuradoras, instalaciones deportivas y el plan especial del Covid, concluyó afirmando que, al finalizar este mandato, la Diputación habrá invertido más del doble que en años anteriores.  Con estos planes, que se reparten primando la despoblación, explicaba, «se mejoran los servicios públicos, y se consigue dar trabajo a las empresas constructoras locales, compensando la subida de precios en la construcción.» Y terminó aludiendo a la falta de implicación del Gobierno en la toma de medidas de apoyo a las Administraciones Locales.

El responsable de las Obras Municipales, Javier Faúndez, fue el encargado de explicar los criterios de reparto de esta convocatoria que pretende evitar las situaciones sobrevenidas por el parón importante que se produce en buena parte de los Ayuntamientos de la provincia en años electorales, por los cambios que se producen en las Corporaciones Locales y que afecta de forma negativa a la hora de ejecutar y justificar las obras concedidas a los Ayuntamientos vinculados al Plan Municipal de Obras.

Este Plan tendrá un periodo de ejecución entre el 1 de enero de 2022 hasta el 30 de octubre de 2023 y un periodo de justificación hasta el 15 de noviembre de 2023. Por tanto, los ayuntamientos deberán remitir antes del 29 de abril de este año el acuerdo o resolución de órgano, aprobando la obra concreta a ejecutar, con la ubicación concreta que va a realizar dentro del caso urbano.

Los criterios de valoración

Los criterios de valoración conceden 26.000 euros a cada Ayuntamiento que haya solicitado la subvención, más 10.000 euros por cada anejo o por cada entidad local menor. El resto será repartido teniendo en cuenta la población, introduciendo los coeficientes correctores para obtener el importe que corresponde a cada Ayuntamiento por este concepto, teniendo en cuenta que, para más de 10.000 habitantes, el coeficiente es del 1,00; para más de 5.000 habitantes, 1,50 y para más de 2.000 habitantes, 2,00. El resto de Ayuntamiento tendrán un coeficiente del 2,50.

Actuaciones subvencionables

Las actuaciones subvencionables son aquellas obras que afecten a los servicios públicos prestados por las entidades locales. También los gastos de redacción de proyecto, dirección de obra, informes y seguimiento arqueológicos, control de seguridad y salud y control de calidad de la obra que se va a ejecutar.
No serán, sin embargo, subvencionables los gastos financieros, los gastos de asesoría jurídica o financiera, los gastos notariales, registrales, etc., ni tampoco los intereses deudores de las cuentas bancarias, gastos de procedimientos judiciales, ni la redacción de instrumentos de planeamiento urbanístico.
Lo mismo ocurre con proyectos o inversiones que tengan un especial carácter productivo por estar proyectados desde el inicio para ser objeto de venta o concesión administrativa, y tengan una previsión de obtener una ganancia patrimonial para la Entidad Local (como por ejemplo los nichos y las sepulturas). Tampoco serán subvencionables el mobiliario urbano y/o módulos de juegos para parques infantiles, entre otros, que supongan un porcentaje superior al 40% del presupuesto de ejecución material de la obra.

Respecto a los porcentajes de subvención, serán del cien por cien en obras básicas como abastecimiento domiciliario de agua potable, alcantarillado, pavimentación de vías públicas, alumbrado público y cementerio. El ciento diez por ciento del importe de la cuantía concedida en el caso de obras relativas al grupo de infraestructura viaria no incluidos en el apartado anterior, otros equipamientos de su titularidad (Casas Consistoriales, Caminos Rurales), edificios destinados a la promoción de la cultura y de los servicios sociales. El resto de obras de competencia municipal, el porcentaje será del ciento veinte por ciento del importe de la cuantía concedida.

Artículo anteriorVI encuentro Nacional de asociaciones del Camino de Santiago de Levante-Sureste
Artículo siguienteLa Junta lanza la campaña promocional ‘Semana Santa en Castilla y León. Y tú, ¿cuándo vienes?’, que aúna patrimonio, cultura, naturaleza y enogastronomía