• La Institución Provincial financia el proyecto con 319.000 euros, y la Administración Regional llevará a cabo el control y tratamiento de las plagas que afectan a los castaños. Se desarrollará desde el presente año 2023 hasta el 2026 a través de seis principales ejes de actuación. Zamora cuenta con 11.700 hectáreas de castaños.

El presidente de la Diputación de Zamora, Javier Faúndez Domínguez, ha presidido hoy la reunión de la Mesa del Castaño de Zamora, junto a la delegada territorial de la Junta de Castilla y León, Leticia García Sánchez, y el diputado encargado del Área de Agricultura y Ganadería, José Ángel Ruiz Rodríguez, en la que se ha informado de la puesta en marcha del Programa de Promoción de la Castañicultura en la provincia que cuenta con un presupuesto propio de la institución de 319.440,50 euros para su ejecución durante 38 meses, durante el periodo de 2023 a 2026. Esta iniciativa se desarrollará mediante encargo a la empresa TRAGSATEC que atesora una amplia experiencia en castañicultura en todo el territorio nacional y en su vivero de Maceda.

Los ejes principales del Programa son los siguientes:

– Apoyo a los castañicultores: Oficina del castaño (atención al público 2 días a la semana en Alcañices y 1 día en Lubián) y formación (10 jornadas formativas).

– Control de la plaga de la avispilla (suelta de 118 dosis anuales de Torymus sinensis) en 59 puntos de suelta, 2 veces al año). Control de las enfermedades del chancro (tratamiento de 100 árboles/año con cepas hipovirulentas) y la tinta, en colaboración con la Junta de Castilla y León.

– Selección de progenies autóctonas productivas de castaño en la provincia e instalación de un campo de cepas madre que proporcione material de multiplicación con garantías sanitarias.

– Promoción de una Marca de Garantía agroalimentaria de la castaña de Zamora

– Promoción del sector mediante la participación en ferias y colaboración en 2 magostos al año.

– Diseño de un plan de comunicación e imagen corporativa, y creación de una página web.

La Mesa de Castaño de Zamora se creó en 2020 con el objetivo de constituirse en órgano vertebrador y de consenso social del sector de la castañicultura a efectos de su profesionalización en las técnicas de cultivo, control de las plagas y enfermedades, difusión, investigación, formación y comercialización. Cuenta con la participación de representantes de los distintos agentes implicados: administraciones públicas, propietarios forestales, viveristas, empresas comercializadoras y castañicultores.

La relevancia económica, social y cultural del castaño en la provincia de Zamora se encuentra actualmente amenazada por la incidencia de la plaga de la avispilla del castaño y de las enfermedades del chancro y la tinta, que han protagonizado un importante desastre ecológico, haciendo peligrar la especie.

Este fenómeno, unido a al devastador efecto de los incendios forestales, ha concluido en una progresiva reducción de las poblaciones de Castanea sativa, que se puede observar a escala nacional y europea.

La especie, que forma parte de la riqueza botánica europea y se mezcla en el entorno provincial con otras especies emblemáticas, pone en peligro el resto de hábitat debido a la propagación de las enfermedades que le afectan.

En la actualidad, el aprovechamiento de la castaña supone una fuente ingresos muy importante en la zona que presenta unas características idóneas para la producción de un producto de calidad. En este sentido, un mayor desarrollo de las fases de transformación y comercialización, así como la formación de los castañicultores en las técnicas más adecuadas de gestión de esta especie con una mayor mecanización, contribuirían al desarrollo endógeno de la zona y a la creación de un tejido empresarial que sirva de elemento de fijación de la población.       

El castaño ocupa una superficie aproximada 11.700 Ha en la provincia, de las cuales, el 74 % son de propiedad particular. Es la tercera provincia por superficie en Castilla y León, con un 18% del total regional, después de León (54%) y Salamanca (22%).

Los principales problemas a los que se enfrenta el sector en la provincia son el minifundismo, la escasa mecanización del cultivo, la desestructuración del sector, el escaso control de la trazabilidad, calidad y variedad, el estado deficiente de algunas masas de castaño y los bajos precios del producto en los mercados extranjeros, que suponen una seria competencia.

PROMOCIÓN
>