Ayer tarde, a las 18:00 h, Tábara se vistió de fiesta y magia con la tan esperada llegada de Papá Noel. La Plaza Mayor se convirtió en un punto de encuentro lleno de ilusión, donde niños y padres se congregaron para dar la bienvenida al emblemático personaje navideño.

La carroza de Navidades con Ilusión partió desde la Plaza Mayor, recorriendo las calles de Tábara hasta llegar a la Calle Lavapiés, 8, donde Papá Noel aguardaba para hacer realidad los sueños y deseos de los más pequeños. El ambiente festivo se palpaba en el aire, y la expectación crecía a medida que la carroza se acercaba a su destino.

Más de 40 niños de Tábara y sus alrededores tuvieron la oportunidad única de saludar en persona a Papá Noel. Con cartas en mano, los pequeños compartieron con el mágico personaje sus sueños más anhelados, creando momentos inolvidables y dejando huella en el corazón de cada niño presente.

Papá Noel, con su característico cariño y paciencia, recibió a cada niño de manera individual. Incluso los más tímidos y reticentes a acercarse fueron conquistados por la magia del momento, terminando sentados en la rodilla de Papá Noel, charlando animadamente y expresando sus deseos más preciados.

La verdadera aventura no concluyó con la entrega de regalos, ya que, a continuación, la carroza se dirigió hacia la misteriosa Casa de los Elfos. Este lugar encantador y lleno de fantasía permitió a los niños adentrarse en el hogar de estos seres mágicos, descubriendo los secretos de estos encantadores y diminutos seres.

La emoción alcanzó su punto álgido cuando cada niño introdujo una papeleta con su nombre en un saquito, participando así en la rifa del mágico Reno Rudolf. Al final de la jornada, la papeleta ganadora fue extraída, y una niña de Sesnández se alzó con la dicha de llevarse a casa a Rudolf, el reno mágico.

Fue una jornada inolvidable para los más de 40 niños presentes, quienes no solo tuvieron la oportunidad de conocer en persona a Papá Noel y recibir regalos, sino también de sumergirse en la magia de la Casita de los Elfos. Estos seres diminutos lograron hacer las delicias de los pequeños, contribuyendo a que la Navidad en Tábara sea recordada como un momento lleno de alegría, felicidad y, por supuesto, mucha magia.

Galería de fotos SAF

PROMOCIÓN
>