El Camino de Santiago preñado de simbología, representa un patrimonio, que nos ha sido legado a lo largo de los siglos. Así lo entendió la UNESCO, que lo incluyó en su selecto club de lugares y monumentos, que debían ser considerados como un patrimonio de la humanidad, cuya responsabilidad es proteger para legar a la posteridad.

En el Camino de Santiago, los peregrinos sueñan antes de comenzar su camino, con encontrarse ante esos símbolos que forman parte del camino y entre los tres que la mayoría de los peregrinos citaría sin pensar, se encuentra la Cruz de Ferro.

Según se manifestó en el encuentro celebrado recientemente en Santiago de Compostela, que reunía a todas las asociaciones de peregrinos del mundo, en una de las ponencias, se afirmó que el Camino de Santiago al estar reconocido como un patrimonio mundial, cuenta con el mayor grado de protección que podamos imaginar.

Vemos que esto es mentira y como ejemplo tenemos la aberrante alteración que se ha producido en la Cruz de Ferro. Para ello basta solamente que alguien con dinero, tenga la iluminación de imaginar un entorno natural como a él, le gustaría encontrarlo y poner el dinero que sea necesario para alterar algo que durante siglos ha permanecido inalterable, con la transformación que únicamente aquellos que aman el lugar han ido produciendo. También tiene que contar con un alcalde que se deje engatusar y conceda el permiso correspondiente y una Comisión encargada de proteger y velar por el patrimonio que les ha sido encomendado y que no sabe cumplir con la tarea que tiene que hacer.

Todo ello, ha provocado que un entorno natural como es el que rodea a este símbolo del camino, se haya visto alterado por los intereses de unos y la dejación de otros, porque si este entorno del camino que rodea a la Cruz de Ferro cuenta con la máxima protección por parte de la UNESCO, resulta incomprensible que no se haya tenido en cuenta la opinión de este organismo y se haya actuado arbitrariamente.

Los peregrinos, que son los que proporcionan sentido al camino con su peregrinación, los hospitaleros, que sienten el camino como ese lugar en el que podemos experimentar vivencias que en otros lugares es imposible, las asociaciones de peregrinos, que se encargan de mantener viva la peregrinación y todos cuantos están vinculados con esta ruta de peregrinación, después de ver la alteración que se ha producido la Cruz de Ferro, han puesto el grito en el cielo y exigen que se devuelva al estado original que siempre ha tenido.

Debemos tener en cuenta que, en la base de la Cruz, se encontraban miles de sentimientos que cada peregrino a lo largo de los años ha ido dejando a través de la piedra que depositaba en su base y todos esos deseos, la excavadora se ha encargado de removerlos y enterrarlos, lo cual para muchos peregrinos resulta algo inaceptable.

Por eso, peregrinos, hospitaleros y asociaciones de peregrinos se van a concentrar el próximo domingo 26 de noviembre a las 10:00 de la mañana en Rabanal del Camino, para hacer una marcha reivindicativa, para que la Cruz de Ferro se mantenga en el estado que siempre ha tenido.

AMANTES DEL CAMINO, DE LA CRUZ DE FERRO Y DE NUESTRO PATRIMONIO

Para ampliar información (Ascen, 618 23 03 82)

PROMOCIÓN
>