SAF – 5 de mayo de 2014.

La novena en  honor a Nuestra Señora la Virgen del Puerto, terminaba ayer en Losacio de Alba, coincidiendo con la festividad de la Santa Cruz y daba paso a la romería de primavera. Una fiesta llena de colorido que los devotos de Losacio celebran con mucha devoción.

Tal como manda la tradición, los lugareños salían por la mañana hacia la ermita para pasar un agradable día campestre y tras la comida a eso de las 5 de la tarde, se reúnen en la ermita para rezar el rosario y cantar el ramo. Antiguamente este canto lo realizaban las mozas del pueblo, pero como sucede en la mayoría de los pueblos de la región, la escasez de juventud obliga a las señoras mayores a entonar los cantos para no perder la tradición.

Un enorme pendón, ondeando al viento, da la bienvenida a la Virgen del Puerto cuando llega a hombros de las señoras, un emocionante momento, donde la emoción y más de un lágrima fluye porlas mejillas de devotos y devotas que esperan este momento para

agradecer a la Virgen los favores recibidos a lo largo del año o pedirle su intervención para aliviar alguna que otra dificultad por la que está pasando.

A continuación, el ramo abre la comitiva que es seguida por las señoras que portan a la Virgen en su  “Carro Triunfante” adornado con muchas flores, y entre cánticos y rezos regresan de nuevo al Santuario.

Y ya para terminar la fiesta, el momento más esperado, la subasta del ramo y dulces que junto con la puja para introducir de nuevo a la Virgen en la ermita, proporcionan un momento festivo y lleno de colorido que contribuye a no perder la tradición.